viernes, 4 de agosto de 2017

Los maravillosos dos años


Acabamos de entrar en esa etapa de los dos años en que las rabietas están a la orden del día. En realidad, hace ya un tiempo que estamos en esta etapa pero nuestra pequeña I cumplió los 2 años ayer.

Casi siempre oímos lo complicados que son los "terribles dos años" y todo lo que comportan pero en esta ocasión, me apetece darle la vuelta a esta visión y ver todas esas maravillas que tiene esta edad y que a veces, nos quedan ocultas por lo espectacular de las rabietas.

Momento de encontrarse y reafirmarse


Hasta este momento lo que teníamos en casa eran nuestros pequeños bebés, su personalidad aún no estaba formada (que no digo que ahora lo esté del todo) y solo podíamos intuir pequeñas pinceladas de lo que serían nuestros pequeños.




Con la llegada de los dos años, empiezan a buscar cuál es su sitio y a reafirmarse en su forma de ser como individuos con características propias. De este gran cambio proviene el gran aumento de rabietas.

Grandes descubrimientos

Por supuesto que hasta ahora estaban haciendo grandes descubrimientos pero lo que he podido percibir en I es que estos primeros descubrimientos iban dirigidos a cosas muy básicas como descubrirse las extremidades o como ha de colocarse para poder andar. Ahora sus descubrimientos van enfocados a todo lo que hay a su alrededor: Las flores, cómo usar un determinado juguete, cómo cocinar,... Este punto es algo que me parece fascinante y me encanta observar a I mientras se esfuerza en entender el funcionamiento de algo.

El habla

Que sí, que llegados a este punto habrá niños que sean capaces de hablar un montón y otros que casi no digan ni una palabra. A mí en particular me encanta comprobar como mi hija me entiende y como ahora ya puedo mantener conversaciones con ella (nada trascendental claro está pero puedo conversar).



La movilidad

I empezó a andar con 13 meses y poco a poco fue ganando confianza hasta moverse con soltura. Ahora corre y se mueve con soltura, mide las distancias perfectamente, se agacha para coger algo de debajo de una mesa y calcula cuándo ha de volver a incorporarse, chuta la pelota y maneja el cochecito de juguete que es un alucine (sube y baja escalones, corre,..). Cada vez que hace algo así me deja alucinada.

La comprensión

Últimamente hemos empezado a trabajar los números y los colores y es increíble que mi pequeña bebita sea capaz de contar hasta 3 y conoce algunos colores por su nombre. 


Se que todavía nos queda mucho por descubrir pero me encanta lo que estoy descubriendo junto a ella y ver que en los dos años no solo nos esperan las temidas rabietas sino que tenemos muchas otras cosas maravillosas. Así pasamos un año más y espero que sean muchos otros que nos permitan crecer juntos.

domingo, 23 de julio de 2017

Sello de calidad InsectDHU

Si hay algo malo del verano, son los mosquitos pero para eso, nos han propuesto probar InsectDHU de la gama Mama Natura.


He de decir que en casa, el primero en probarlo fue el papi en cuanto llegó a casa y después de usarlo no volvió a quejarse de la picadura. Yo también lo he probado personalmente ya que como I solo tiene 2 años (en realidad no llega aún) y no es que pueda explicar muy bien este tipo de sensaciones.

Os comento 2 cosas que me han gustado: una es que el envase es pequeño de manera que lo puedes llevar incluso en un bolsillo si sales de excursión, la otra es que no solo sirve para las picaduras de insectos sino también para las irritaciones de medusas y de plantas urticantes. He de decir que muchas veces nos centramos en los insectos pero nos olvidamos de que no son lo único que "pica".

Os dejo mis valoraciones:

Eficacia: 5

Como ya he dicho, las veces que lo hemos usado, el picor ha desaparecido en seguida y la picadura no se ha inflamado ni ha ido a más. La sensación de frescor después de la aplicación además, es muy de agradecer.

Olor: 4

Me pasa un poco como con las toallitas. El olor no me encata aunque no es muy potente así que no le doy demasiada importancia.

Formatos disponibles: 5

Es de lo que más me ha gustado. Los envases son pequeños lo que permite que se puedan llevar encima cuando vamos a la playa, montaña o a dar un paseo simplemente.
El formato rolón además, es muy práctico para los peques ya que permite que se lo puedan aplicar solos sin que se echen más de la cuenta ni se "pringuen" enteros.


















Composición: 4

El hecho de que sean productos naturales siempre es de agradecer. En este caso no tenemos ni amoniaco ni corticoides y sobre todo estos últimos, es recomendable evitarlos en niños pequeños.

Espero que estéis disfrutando del verano y que no os estén picando mucho los mosquitos.


viernes, 14 de julio de 2017

Topito terremoto

Hoy os traigo un libro de esos que llegan al corazón sobre todo si habéis tenido contacto con niños y/o adolescentes que estén diagnosticados de TDAH.


Se trata del nuevo libro de Anna Llenas que ya nos enamoró con "El monstruo de colores". En este caso, nuestro protagonista es un pequeño topito algo movido (o mucho) que parece estar encasillado en el rol de desastre.

Todo es apacible en el bosque, en el hogar de topito hasta que nuestro protagonista se levanta. Entonces todo se revoluciona.


Topito se distrae con cualquier cosa, no hay forma de que se centre, todo lo tira, lo estropea, es mal estudiante y nadie sabe que hacer con él, incluida su maestra y sus padres así que el pobre topito se ve lleno de etiquetas que le han puesto los demás y sin poder hacer nada para solucionar sus "problemas".


Por suerte para topito, un periódico salvador entra en su madriguera con un anuncio de una bruja que ayuda a niños difíciles. Sus padres, en su desesperación, deciden acudir y es ahí donde se produce el cambio.


Lejos de intentar dominar o controlar su energía, la bruja del bosque le ofrece montones de posibilidades y permite que sea topito el que escoja qué desea hacer en cada momento. Al principio todo es desorden y no acaba nada de lo que comienza pero poco a poco, topito empieza a encontrar las actividades que realmente le gustan y le motivan. Topito explica a la bruja su preocupación sobre un trabajo que ha de hacer para el colegio pero esta lo tranquiliza, seguro que al final encuentran algo.


Esta página me encanta porque creo que resume bastante bien la idea del libro, todos necesitamos un canal por el que llevar nuestra energía solo que unos tienen más energía que otros y eso puede dificultar las cosas.  Lo que hace topito para su proyecto del colegio dejaré que lo averigües vosotros pero os aseguro que se mete a los compañeros en el bolsillo.

El libro me ha parecido precioso y creo que el doble mensaje que transmite es genial. Por un lado, está diciendo a los niños que busquen aquello que les gusta hacer, aquello que les apasiona. Por otro lado, creo que nos da un pequeño tirón de orejas a los adultos que somos los que tenemos mayor tendencia a poner etiquetas (al final los niños solo nos copian en este sentido). Personalmente no me gustan las etiquetas, reconozco que hacen más mal que bien pero también he de reconocer que a veces se me escapan. Con este libro vemos el daño que pueden causar realmente y quizá nos ayude a estar más atentos en este sentido.

Está recomendado para niños a partir de 4 años pero creo que es más que nada para que puedan entender mejor la historia. Yo estuve mirándolo con I (2 años) mientras le explicaba la historia y la verdad es que aguantó hasta el final (cosa que me sorprendió). Creo que las ilustraciones la enamoraron y lo cierto es que no me extraña sobre todo, tras la aparición de la bruja en que todo se llena de color.

Si queréis, podéis comprar el libro aquí: 


Os dejo una imagen del que para mí fue el mejor momento de la presentación en el que Anna, estuvo explicando el cuento a todos los niños que había en la sala: