sábado, 11 de noviembre de 2017

Un libro lleno de errores



Hoy os traigo la reseña de un libro gracias a @megustaleer, que sencillamente me ha encantado. Se trata de "Un libro lleno de errores", un libro que nos enseña que no todos los errores tienen que ser para mal.

Todo comenzó con un error...


Así empieza este libro, con algo que se considera un error, un ojo más grande que el otro pero en lugar de descartarlo todo, en este caso nos dan otra opción, la de disimular el error o complementarlo para que en lugar de ser algo malo, tengamos algo maravilloso.


Pero claro, si el libro se llama "un libro lleno de errores" no podía tener solo un error si no que buena parte de lo que se dibuja, viene inspirado por errores.

Si resulta que dibujo un personaje demasiado separado del suelo...


Puedo ponerle unos patines y complementar el dibujo.


Y si me cae una mancha de tinta...


¿Qué tal hacer un casco para disimularlo? 


Además, visto con perspectiva, los errores no se ven tan importantes ni tan graves ¿no os parece? Es otra de las cosas que nos enseña el libro, que si nos alejamos los suficiente...


Todo cambia y los errores no parecen tan graves.

Como ya he dicho, el libro me encanta, así de simple. Considero que en nuestra sociedad no siempre se nos permite equivocarnos. La equivocación es algo malo, un fracaso que no nos podemos permitir pero no debería ser así. Muchos grandes descubrimientos se han hecho por error  y fue el propio Edison quien, después de 1000 intentos y un solo éxito, dijo que no había fracasado si no que había descubierto 999 maneras de no hacer una bombilla. Así que deberíamos replantearnos realmente si tan malo es cometer errores. 

Debido a mi trabajo como profesora veo la presión que viven muchos de los alumnos por escoger su futuro, por no equivocarse y sinceramente, me parece una lástima ya que seguramente ese miedo a equivocarnos es lo que nos acaba impidiendo hacer muchas cosas. Por eso considero tan bueno este libro ya que de un montón de errores, acaba apareciendo un dibujo fantástico. Es decir, de un error, podemos obtener algo maravilloso y al final, ¿Quién no ha cometido errores? ¿Y de verdad han resultado tan malos?

Aquí tenéis el enlace por si queréis más información sobre el libro:


sábado, 4 de noviembre de 2017

La princesita y los estereotipos



Quienes me seguís habitualmente sabéis que soy madre de una niña de 2 años, de una princesita como dirá más de uno/a pero hay mucho más.

Os diré que a mi hija le gusta pintar y que su color preferido no es el rosa sino que lejos de esto, ha sido uno de los últimos colores que ha aprendido a decir.

Os diré que está fascinada por la luna y el cielo y que esto quizá signifique que algún día será astrónoma a pesar de que en este tipo de carreras, no abundan las mujeres.


Os diré que es una niña con bastante genio y que aunque algunos dirán que es algo propio del género femenino, en realidad no es algo demasiado bien visto en las "princesitas" pero que a mí me hace estar muy tranquila porque me asegura que sabrá defenderse.

Os diré que le fascinan las herramientas y que las observa y toca cada vez que hay que hacer algo en casa y quizá no sea su profesión pero puede servirle para arreglar cosas en su casa de la misma manera que le sirve jugar con el plumero, la fregona o la plancha (de juguete entiéndase).

Os diré que aunque le gusta llevar vestidos como la mama, no hay nada más cómodo que unos pantalones para correr, escalar y reptar por cualquier lugar.

Os diré que es una niña con las ideas bastante claras y bastante cabezona de manera que cuesta hacerla cambiar de opinión pero que en parte prefiero que así sea para que siempre pueda ser ella misma.

Os diré que le encanta jugar con muñecos y que muchos dicen que será una buena madre aunque puede que en el futuro ni siquiera quiera tener hijos.

Os diré que le gustan los coches (los de juguete y los reales) a pesar de que eso es algo propio de "niños".



Os diré que empieza a vislumbrar una timidez en su personalidad que parece que cada día está más definida pero que no le impide relacionarse.

Os diré que juega igual con niños que con niñas y que espero que siga así por mucho tiempo.

Os podría decir muchas otras cosas de esta pequeña pero el tema es que en muchos, los estereotipos no nos permiten ver más allá de lo que son realmente los niños/as. Seguramente en unos años mi hija no sea todo lo que es ahora, seguramente sus intereses habrán cambiado y puede que también su manera de comportarse e incluso su personalidad pero el caso es que no deberíamos ver solo lo que debería ser por su sexo sino que deberíamos tener en cuenta intereses y preferencias por delante de este.

Aún nos choca ver a un niño jugando con un cochecito de muñecas o a una niña jugando con un maletín de herramientas y si no resolvemos esto, cómo nos va a parecer normal que un hombre decida ser enfermero o vamos a solucionar el problema de la baja cantidad de mujeres en formaciones técnicas o en ingenierías.

Y ahora os diré que no pienso educar a mi hija para ser una princesita, pienso educarla para que defienda que hombres y mujeres, niños y niñas han de ser iguales en todo aquello que no viene determinado por sus órganos sexuales (que viene a ser casi todo) y os diré que si mi hija es feliz reparando coches, para mí será mejor trabajo para ella que el de enfermera y que si no quiere tener hijos (que parece ser algo ligado a la mujer), seré feliz siendo simplemente su madre y no la abuela de sus hijos y así os podría dar montones de ejemplos.

Si mi hija fuera un niño, probablemente lo habría explicado de otra manera ya que los estereotipos son otros pero la opinión final sería la misma pero como tengo una niña, se supone que he de hablar de cochecitos en lugar de coches y de sets de limpieza en lugar de sets de herramientas pero no me da la gana de que así sea y prefiero que sea nuestra pequeña la que decide lo que quiere.

¿A vosotros también os afectan los estereotipos?