miércoles, 28 de septiembre de 2016

Caja para formas

La manualidad que os presento en este post es muy muy sencilla pero os prometo que mi hija puede pasar largos ratos jugando con ella. Os voy a explicar cómo transformar una caja de zapatos en un juguete para los niños aunque siendo sincera, si les dais la caja de zapatos sin nada, es muy probable que la abras y se pongan a jugar a hacer trasvases porque al final, creo que los que necesitamos que algo parezca bonito somos nosotros y no ellos.

Comenzamos con una caja de zapatos normal y corriente. El tamaño dependerá de la cantidad de agujeros que queráis hacer y del tamaño de los mismos. En este caso, he cogido una caja de tamaño normal de unos zapatos de adulto.


En la tapa, hacemos unos agujeros de la forma que queramos. Yo he hecho 4 agujeros redondos pero podéis hacerlos alargados, cuadrados, triangulares, ranuras,... Todo dependerá del objeto que queráis que vuestros hijos usen.


Ahora forramos la caja. Para la tapa he usado un folio blanco ya que mi idea es pintarlo y para el resto de la caja he usado un papel satinado de color azul. Los dos los he podido enganchar con cola de barra normal.


En este punto hemos de volver a realizar los agujeros en el papel ya que los agujeros de la tapa quedan cubiertos. A mí me resultaba más fácil hacer este proceso así aunque tuviese que agujerear 2 veces pero si alguien prefiere agujerearlo todo a la vez tampoco hay problema.


Y ya solo nos queda pintar la parte de alrededor de los agujeros. Yo he decidido pintar cada agujero de un color para que cuando aprenda los colores, podamos clasificar según el color del agujero y del elemento que tira en la caja. En nuestro caso hemos usado pintura de multisuperficies para pintarlo pero también podéis hacerlo con rotuladores si vais con cuidado (recordad que no deja de ser un folio). El resultado final quedaría así:


Para jugar podemos utilizar varios elementos: pinzas de la ropa de colores (las de madera las podemos pintar nosotros mismos), cápsulas de nespresso, letras o figuras de goma eva o cualquier otra cosa que se os ocurra y quepa.

Lo ideal es ofrecerle al niño los materiales y que sea él el que escoja qué usar. Si además, le ponéis otra caja aunque sea sin nada, descubriréis que se lo pasa genial pasando cosas de una caja a otra.


¿Habéis probado algo del estilo con vuestros hijos? ¿Les gustó?

lunes, 19 de septiembre de 2016

Mis 11 meses como donante de leche



Tal y como os anunciaba hace unos días en Facebook, en este post quiero hablaros de mi experiencia como donante de leche y aprovechar para explicaros qué es esto de la donación de leche y cómo funciona por si alguna de vosotras se anima o conoce a alguien a que pueda animarse a ser donante.

Yo vivo en Martorell, cerca de Barcelona, y por eso mi experiencia es con este banco de leche. Creo que todos los bancos de leche materna en España trabajan por un estilo pero se que hay algunas diferencias como el transporte de los botes por ejemplo.

Mi historia con el banco de leche materna comenzó, en realidad antes de que mi hija naciera. En una de las visitas de control a la consulta de la ginecóloga vi un cartel en el que anunciaban la donación de leche, me pareció muy interesante y decidí buscar más información. En la web del banc de sang i teixits de Barcelona explican muy bien todo los pasos a seguir y dónde puedes acudir para hacerte donante de leche.

La leche que se recoge en el banco va destinada a bebés prematuros extremos o bebés muy pequeños que tienen algún problema que hace que alimentarse de leche de fórmula no sea posible. Para estos pequeñines, poder alimentarse con leche materna puede significar una gran diferencia en su esperanza de vida. Debo aclarar que esta leche no va destinada a bebés que puedan alimentarse con leche de fórmula sin que esto implique grandes consecuencias (ya sabemos que la leche materna es lo mejor para el bebé pero hoy en día las leches de fórmula son bastante completas y ningún niño tiene grandes problemas por alimentarse así).

En realidad, esta leche del banco, solo se utiliza durante un tiempo ya que en cuanto la madre puede alimentar al bebé con su propia leche o el bebé ya puede alimentarse de leche de fórmula, deja de utilizarse la leche de banco y se destina a otros bebés. Quizá os llama la atención que he dicho que cuando la madre pueda alimentarlo, se retira la leche de banco. Esto es porque que un bebé necesite leche de banco inicialmente no implica que su madre no vaya a poder alimentarlo, es más, muchas de esta mujeres acaban convirtiéndose en donantes de leche materna ya que saben mejor que nadie lo importante que es.

El caso es que cuando un bebé nace, su madre tarda unos días en tener leche (de 2 a 7 más o menos). Un bebé nacido a término, nace con un buen peso (entre 2kg y pico hasta 4kg habitualmente) así que puede permitirse el "lujo" de perder algo de peso hasta que su madre tiene leche suficiente para alimentarlo. Todas hemos vivido ese control de peso para saber cuanto ha perdido el bebé en los primeros días y saber cuanto tarda en recuperarlo pero el problema es cuando ese bebé nace con 600-700g y no puede permitirse perder ni un gramo de peso ya que lo necesita todo para poder salir adelante fuera del vientre de su madre. Es en estos casos, mientras su madre no tiene el alimento que necesita, que se recurre a la leche de las donaciones que además puede aportar a estos bebés todas esas defensas que tanto necesitan.

Así que cuando mi hija tenía poco menos de 2 meses, llamé al hospital de Martorell ya que es uno de los centros de selección de donantes de leche y quedé con una de las comadronas para hacerme las pruebas pertinentes y ver si cumplía los requisitos para poder ser donante.

Los requisitos para ser donante son sencillos y en resumen sería:
  • No tener enfermedades contagiosas vía fluidos (VIH, Hepatitis,...).
  • No tomar medicamentos incompatibles (los requisitos son más estrictos que cuando lactamos con nuestros hijos ya que esta leche va destinada a bebés especialmente pequeños).
  • Llevar una alimentación y una vida sana (dieta saludable como la que deberíamos llevar todos, algo de ejercicio y no tener adicciones o tipo de vida en que se corra riesgo de enfermedades).
  • Mantener una higiene mínima (una ducha cada día, lavarse las manos bien antes de extraerse leche, recogerse el pelo durante la extracción,...)
Como veis no son unos criterios muy problemáticos y son bastante sencillos de cumplir. Además, la mayoría corresponden a las recomendaciones que te hacen cuando decides dar el pecho así que ya deberías de tenerlos asumidos y no debería implicar grandes cambios.

Cuando vas al hospital, lo que hacen es coger una muestra de sangre para comprobar que no sufres ninguna enfermedad incompatible con la donación y te pasan un pequeño cuestionario. Si has donado sangre alguna vez, el cuestionario es el mismo. Te explican cómo funciona el banco y te dan tu kit de donante (si creen que eres una buena candidata). El kit de donante está compuesto por un sacaleches manual Medela, una bolsa con unos 10-15 botecitos de 130ml cada uno con las etiquetas para identificarlos correctamente, instrucciones sobre como sacarse la leche (incluso explican cómo sacar leche de forma manual) y una hoja con los pasos a seguir para la donación incluyendo el número de teléfono del banco.




Así que salí del hospital con mi kit y al cabo de unos días, me llamaron del banco de leche para informarme de que mis análisis estaban bien y que podía donar leche sin problemas así que me puse a ello. En la misma llamada aprovechan para preguntar cómo te has enterado de la existencia del banco y por qué te has decidido a ser donante.




En mi caso ya os he dicho cómo me enteré y en cuanto al porqué, hay varias razones. La primera es ayudar, por supuesto, además tengo familia que ha trabajado en la unidad de neonatos y se lo importante que es para estos bebés la leche materna. La segunda, es que llegó a ser una necesidad, mi hija mamaba cada poco durante el día pero al llegar la noche, era capaz de dormir 5-6h seguidas de manera que mis pechos llegaban a dolerme y necesitaba vaciarlos. Esta claro que va bien tener algo de almacén de leche pero llegó un momento en que no sabía que hacer con tanta leche y pensé que estaba bien que alguien pudiese sacarle partido.

El procedimiento de la donación es muy sencillo:

  1. Llenas el botecito con lo que puedas obtener en la extracción (solo una, no se puede ir acumulando). Aquí has de tener en cuenta las medidas de sanidad (lavarte las manos, esterilizar el sacaleches, recogerte el pelo,...).
  2. Lo etiquetas correctamente con las etiquetas que te dan (nombre, apellidos, fechas de extracción y cantidad).
  3. Congelas el bote.
  4. Cuando tienes al menos 7 botes o han pasado unas 3 semanas, llamas al banco de leche para solicitar una recogida.
  5. Te llaman para darte día y hora en el que pasarán a buscarlo por casa (acuerdas el día y la hora claro).
  6. Vienen a casa, se llevan los botes con leche y te traen botes nuevos si quieres seguir donando.
Es importante saber que no hay un mínimo de cantidad ni de duración de la donación. No hay problema si una mujer solo puede llenar los botes a la mitad o incluso menos y tampoco pasa nada si solo se hace una donación. Todo es bienvenido y todo ayuda.

En mi caso, empecé llenando los botes hasta arriba pero en las últimas donaciones no conseguía llenarlos más de unos 30ml.

Cada 3 meses más o menos, llaman del banco de leche simplemente para saber cómo va todo, si tienes alguna duda o algún tema que quieras comentar. Ademas de esto, si lo necesitas, puedes llamar, escribir por mail (son bastante rápidos) o facebook para consultar si tienes dudas. Yo he tenido que ponerme en contacto con ellos en un par de ocasiones y siempre me han atendido perfectamente, de forma muy amable e incluso cariñosa. Lo cierto es que me han hecho sentir muy bien respaldad y cuidada así que ha sido un placer colaborar con ellos.

Con la primera donación, te envían un babero en el que pone "hermanos de leche" y que yo he guardado como un tesoro más para mi hija ya que me encantará explicarle que seguramente tiene un
montón de hermanos de leche.



La semana pasada, después de pelearme un rato con mi teta para que sacase más leche, decidí dejar de donar ya que casi no saco leche (mi hija sigue mamando pero ya se sabe que tienen una habilidad especial). No creáis que ha sido una decisión fácil. Durante 11 meses he estado donando leche y ya había pasado a ser parte de mí pero todo ha de acabar, mi hija crece y ya no mama como antes así que yo tampoco tengo la misma producción. Cuando llamé para comunicar la decisión y solicitar la recogida de mi última donación, no me pusieron ninguna pega sino que incluso me animaron.

A pesar de que por ahora no donaré más leche (nadie sabe lo que vendrá en el futuro), eso no significa que haya roto mi relación con el banco. Este escrito es parte de lo que ahora es mi colaboración, ahora me dedico a animar a otras mujeres a que se hagan donantes, ya sea a través de este blog o de algunas actividades que estoy preparando en mi trabajo en colaboración con el hospital de Martorell y el banco de leche.

Si alguna esta interesada en convertirse en donante de leche materna, os dejo esta web en la que podéis consultar los bancos de leche que existen actualmente en España de manera que podáis escoger el más cercano. Hace un tiempo escribí un post por los 5 años del banco de leche, si quieres leerlo puedes hacerlo aquí.

¿Vosotras habéis sido donantes? ¿Qué os parece la idea?

lunes, 12 de septiembre de 2016

Diestra o zurda, ¿Y qué más da?



Hace semanas que nos pasa una cosa bastante curiosa con nuestra hija y es que hay varias personas a nuestro alrededor que se han propuesto analizar a nuestra hija para saber si es diestra o zurda. Entiendo como educadora lo importante que es saber si un niño utiliza más y con mayor habilidad su mano derecha o su mano izquierda ya que si no, podemos perjudicar el aprendizaje del niñ@. Hasta aquí, todo bien. El tema es que mi hija tiene 13 meses así que lo normal a su edad es que utilice las dos manos de forma indiferente y, en cualquier caso, qué importa?

Podría entender que en la guardería observen si hay alguna predominancia de una de sus manos pero no entiendo el interés del resto de personas. No hace falta analizar si la niña coge la cuchara más con la mano derecha o izquierda, ni mirar si lanza la pelota con una u otra, ni ver con que mano se coge para incorporarse,... Además, hemos de tener en cuenta que hasta los 3-4 años no se empieza a definir la predominancia así que es absurdo intentar averiguar a día de hoy, si será diestra o zurda.

Aún así, a parte de facilitar su desarrollo una vez se vea una predominancia, no creo que sea de mucha importancia si es diestra o zurda. Por suerte, ya hemos pasado aquella época en que en España se consideraba que los zurdos eran malos y se intentaban "curar" así que si la niña es zurda, ya lo veremos.

Voy a explicaros cuatro pinceladas de mi situación familiar en cuanto a este aspecto para que entendáis un poco porqué considero que es un tema en el que no hemos de exagerar tanto:


  • Mi padre: El sí que tuvo la desgracia de ser zurdo en una época en que esto se consideraba malo y tuvieron la gentileza de hacerselo notar a palos (ya sabéis la estupenda educación Española durante el franquismo). Además, se rompió el brazo izquierdo en 3 partes por lo que al final, tuvo que adaptarse y aprender a escribir con la mano derecha (ahora ya no sabe escribir con el izquierdo).
  • Mi hermana:Ella es diestra para escribir y prácticamente para todo pero curiosamente, cuando se trata de comer, solo sabe coger el cuchillo con la mano izquierda. En realidad, el hecho de que fuese diestra, hizo que tardase mucho en poder cortar ella su comida ya que siempre le enseñaban a cortar con la mano derecha. Un día, cogió el cuchillo con la izquierda y... ¡Tachán! se obró el milagro.
  • Yo misma: En principio soy diestra pero tengo bastante estabilidad y fuerza con la izquierda. Os puedo asegurar que aunque escribo con la derecha (y lo he hecho siempre) tengo serios problemas para mantener el equilibrio si he de soltar el manillar de la bici o la moto con la mano izquierda cosa que no me pasa si suelto la mano derecha.
Ya no me pongo a mirar lateralidades de ojos, oídos o pies pero solo con estos ejemplos ya veis que puede incluso ser mejor en algunas situaciones que no se haga la clasificación como si fuese algo irreversible, que no todo es blanco o negro.


¿Vosotros cuando y como os disteis cuenta de si vuestr@s hij@s eran diestros o zurdos? ¿La gente de vuestro alrededor también tenía estas ansias por averiguarlo?

viernes, 9 de septiembre de 2016

Complicaciones en el embarazo: diabetes gestacional

Hace bastante tiempo que os debía este post. Os hablé de las pruebas para detectar la diabetes gestacional pero no de la propia diabetes así que allá vamos.

La diabetes (en general) es una enfermedad que se da cuando nuestro cuerpo no es capaz de asimilar bien los hidratos de carbono. Los hidratos son lo que convencionalmente llamamos azúcares aunque esta definición no es del todo correcta ya que la pasta, el pan, el arroz, las legumbres, los tubérculos y algunos otros alimentos se componen principalmente de hidratos de carbono pero no diríamos que llevan azúcar ni que son dulces. Los hidratos se descomponen en glucosa, que es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y por eso son tan importantes en nuestra dieta (deberían ser la base de la misma) y el hecho de no poder absorberlos correctamente puede ocasionarnos varios problemas.



Para permitir que los hidratos de carbono entren en nuestras células y podamos usarlos como fuente de energía, necesitamos una hormona llamada insulina y que es segregada por nuestro páncreas. Digamos que su función sería la de acompañar a los hidratos para que la célula los deje entrar. Las personas que padecen diabetes no producen insulina o la producen en menor cantidad de lo que necesitaría (dependiendo del tipo de diabetes es un caso u otro). El hecho de que la glucosa no pueda entrar en las células hace que tengamos más cantidad de glucosa en sangre lo cual puede provocar varios problemas a varios niveles.

En el caso de la diabetes gestacional lo que ocurre es que todas esas hormonas que tenemos recorriendo nuestro cuerpo y que nos producen tantas cosas a la vez, también pueden hacer que produzcamos menos insulina y, por tanto, que nuestro cuerpo no pueda asimilar los hidratos de carbono que necesita. Como en todas las diabetes (y en la mayoría de enfermedades) existen algunos factores que aumentan el riesgo de padecerla aunque por supuesto, puedes sufrir diabetes gestacional sin tener ninguno de estos factores de riesgo. Los factores más comunes son:
  • Familiares con diabetes tipo II.
  • Edad de la mujer, a mayor edad mayor riesgo (el criterio, como siempre, depende del especialista pero suele ser a partir de los 30-35 años). 
  • Raza, son más propensas las afroamericanas, nativas norteamericanas e hispanas (mi ginecóloga me comentó que también las chinas pero como es una aprecición personal lo pongo entre paréntesis).
  • Obesidad.
  • Diabetes gestacional en otro embarazo.
  • Haber tenido en un embarazo previo un niño con más de 4 kilos.
  • Fumar.
Posibles síntomas

Uno de los grandes problemas de la diabetes es que prácticamente no tiene síntomas y es por eso que en el embarazo se hacen las pruebas de las que ya os hablé en este post.
Algunos síntomas podrían ser la fatiga, visión borrosa, aumento de la sed, ganas más frecuentes de orinar, náuseas o cambios de peso pero como veis son muy fáciles de confundir con los síntomas de un embarazo normal. En el caso de la embarazada, nos pueden servir como posibles "pistas", un cambio muy brusco del peso de la madre (aumento o disminución) o un crecimiento anormal del bebé visto en las ecografías (que aumente mucho de peso o muy poco).

Posibles problemas para el bebé y la madre

Lo primero que hay que decir es que en la mayoría de casos la diabetes gestacional desaparece después del parto aunque para confirmarlo se suele hacer un análisis de sangre un tiempo después de haber parido. En algunos casos, la diabetes perdura después del parto y en otros, se trata de una diabetes que siempre ha estado ahí pero que no se había diagnosticado hasta el embarazo (son pocos casos pero existen). En cualquier caso, la mujer que ha tenido diabetes gestacional durante su embarazo, es más propensa a padecer diabetes de tipo II en un futuro.

Para la embarazada los problemas pueden ser los mismos que con una diabetes normal: 
  • Fatiga: Ya que los hidratos de carbono no llegan a nuestras células y no podemos usarlos para obtener la energía que necesitamos, sentiremos más cansancio o fatiga. Pensad que durante el embarazo ya se da la fatiga de forma natural (que no toda la fatiga ha de ser culpa de una diabetes).
  • Nauseas y vómitos: Recordemos que una diabetes implica que nuestro cuerpo no funciona de forma correcta y que al no poder asimilar correctamente un nutriente, lo normal es que intente eliminarlo. Una opción son los vómitos pero también puede ser a través de la orina (aumento de las veces que se orina).
  • Perdida de peso a pesar de un aumento del hambre: Nuestro cuerpo no puede utilizar la energía que proviene de los hidratos de carbono de modo que actúa de 2 maneras. La primera es que utiliza nuestras reservas de grasa para obtener energía lo que se traduce en una disminución del peso (aunque suene muy bien, no es muy buena idea). La segunda manera en que actúa nuestro cuerpo, es aumentando el apetito, es su manera de decirnos que necesita más aporte energético (aunque no servirá de nada ya que no entra en las células).
Lo que varía en este caso particular, son los problemas que puede ocasionar en el feto y el bebé. Los más importantes y comunes en una diabetes gestacional mal tratada:
  • Macrosomía: Es decir, un crecimiento desmesurado del peso del feto. Esto, a parte de implicar que un bebé nazca mucho más grande de lo que sería saludable (hablamos de relación estatura-peso), puede hacer que existan mayores complicaciones en el parto y que sea necesaria una intervención para ayudar al parto o incluso una cesaria.
  • Posibilidad de hipoglucemias del bebé: Si un bebé tiene un gran aporte de azúcares en el vientre materno y al salir, la cantidad de hidratos disminuye repentinamente, es posible que este bebé sufra una hipoglucemia (baja concentración de glucosa en sangre).
  • Mayor probabilidad de malformaciones o muerte fetal: Quizá es la probabilidad más extrema pero también existe.
Tratamiento

El tratamiento consiste básicamente en regular la dieta y el ejercicio de manera que se controla la ingesta de nutrientes de la madre (en especial de los hidratos de carbono) y del ejercicio que se realiza. Con esto se trata de conseguir que las células tengan todo el aporte necesario pero se intenta no hacer una acumulación de glucosa en sangre. Es decir, si una mujer ingiere muchos hidratos y gasta poco, tendrá más probabilidades de que estos queden en la sangre (hiperglucemia) y si una mujer gasta más hidratos de los que entran en sus células (o más de lo que ingiere), tendría un nivel de glucosa bajo en sangre (hipoglucemia). Tanto un caso como el otro, son problemáticos y por eso se intenta llegar a un punto de equilibrio modificando la dieta y el ejercicio de la mujer.

En algunos casos, también se recomienda la administración de insulina que en el caso de embarazadas solo se puede administrar mediante inyecciones. En este caso, es el médico el que ha de recomendarnos la dosis y el momento de pincharnos.

Todo esto ha de complementarse con controles de glucosa en sangre y de controles de cetona en orina además de aumentar las visitas al médico (ginecólogo, comadrona, endocrino,....), hacer alguna que otra analítica "extra" (se pueden unir a las que nos tocarían de control del embarazo) y aumento de las pruebas de control de bienestar del bebé (ecografias, monitorización,...).

  • Control de glucosa: el número de controles diarios dependerá del especialista (ya sabéis, cada uno tiene su pauta) y el nivel de glucosa recomendado suele ser por debajo de 100mg/dL antes de las comidas y de menos de 140mg/dL una hora después de la comida. Dicho esto, vuelvo a remitirme al especialista ya que, por ejemplo, a mí me pedían niveles por debajo de 91mg/dL y 120mg/dL respectivamente. Para conocer el nivel de glucosa en sangre, nos haremos un pequeño pinchazo con un pinchador y sacaremos una gota de sangre. Esta gota la absorberemos con una tira reactiva y la introduciremos en el medidor para conocer el resultado. No os preocupéis porque en los hospitales y/o centros de salud, suelen hacer un pequeño cursillo (de un par de horas a lo sumo) para explicar todo esto.

  • Control de cetona en orina: La cetona la produce nuestro cuerpo cuando utiliza grasas para obtener energía. No es un problema grave siempre y cuando no se mantenga mucho tiempo y los niveles no sean muy altos. Aún así, debemos tener un control ya que en este caso puede significar que nuestro cuerpo no asimila bien los hidratos y que deberíamos buscar una solución. Medir la cetona en orina es sencillo, consiste en orinar en una tira reactiva y comparar el color con la leyenda que se nos facilita en el envase de las tiras.


  • Control del bienestar del bebé: No voy a extenderme en este punto ya que durante el embarazo ya habréis tenido varias pruebas como ecografias y hacia el final del embarazo, todas las embarazadas hacen la monitorización (las llamadas correas).
  • Analíticas: en este caso, se mirará sobre todo la hemoglobina glucosilada, esta medición, muestra una media de los niveles de glucosa en sangre durante los últimos 3 meses. Esta prueba es muy útil en el caso de que la paciente no haya tomado bien el resto de mediciones (no diremos falsear).


Espero que esto os sirva de ayuda en caso de que os diagnostiquen esta complicación en el embarazo. Recordaros que los partos de diabéticas gestacionales se consideran de riesgo y que es posible que no podáis hacerlo todo de la manera que teníais pensado. Podéis preguntar a vuestr@ ginecolog@ o comadrón/a  a ver que os dice ya que depende del caso, podréis hacer según que cosas o no.

Si os queda alguna duda que pueda aclararos podéis escribirme a través del blog o en los comentarios. ¿Vosotras sufristeis diabestes gestacional en el embarazo? ¿Os hicieron estas pruebas y este seguimiento?

lunes, 5 de septiembre de 2016

Novedades

Hola a todos y todas!

Hoy me siento llena de energía y con muchas ganas de hacer cosas en el blog aunque me temo que el día sigue teniendo 24h y sigue habiendo 1000 cosas que hacer así que no puedo hacer todo lo que me gustaría.

Lo que si que no quería perderme es la oportunidad de explicaros 2 cosas que han ocurrido hoy.

La primera es que he descubierto una asociación iberoamericana que se dedica al asesoramiento de mujeres durante el embarazo y la maternidad de manera altruista y me parece algo precioso y digno de mención ya que una de las razones para llevar este blog es que otras mujeres puedan ver que somos "normales" y que, aunque cada embarazo y cada niño es un mundo, hay cosas por las que pasamos todas. La organización se llama "Nacimientos Lunan" y aquí os dejo el enlace de su página de facebook para que podáis echar un vistazo.


Además, hoy han publicado en su web una reseña sobre mí. ¡Sí, sobre mí! Me siento increiblemente alagada por este hecho y me encantaría poder seguir colaborando en este sentido para hacer que otras mujeres se sientan mejor.

La segunda cosa importante que ha ocurrido hoy, es que he decidido crear una página de facebook del blog. Aún no he podido añadir demasiadas cosas pero en los últimos días había visto artículos, imágenes y alguna otra cosilla que me habría gustado compartir pero por el blog es algo más complicado así que esta ha sido mi solución. Espero poder ir haciendo grande este pequeño proyecto con vuestra ayuda igual que me estáis ayudando a hacer cada día un poco más grande este blog.

Si clicáis sobre la imagen llegareis a la página de facebook:


viernes, 2 de septiembre de 2016

Bolsa de tela

Tal y como os prometí, aquí os dejo el tutorial de cómo hacer una bolsa de tela. En mi caso es para la guardería de I pero también puede servir como bolsa para el almuerzo.

Material



  • Tela
  • Metro de tela (solo si queréis una medida concreta).
  • Tijeras (pueden ser de costura o normales).
  • Cordel.
  • Hilo, aguja y alfileres.
  • Lápiz.
Procedimiento

Primero medimos la tela y la marcamos con el lápiz. En nuestro caso nos pedían una bolsa de 40x40cm. Para medir hemos de tener en cuenta 2 cosas:


  1. El ancho que midamos lo doblaremos por la mitad así que debemos medir el doble de lo que queramos al final.
  2. Hemos de hacer una doblez en la parte superior para pasar el cordel de modo que habrá que sumar unos  cuantos centímetros más.
Además, hemos de tener en cuenta que hay que coser la tela así que, teniendo en cuenta todo esto, para nuestra bolsa de 40x40cm hemos de medir 82x43cm.



Estiramos el cordel, lo colocamos en la parte superior de la tela y cortamos dejando algo de margen (si sobra se puede recortar al final así que mejor hacer largo que corto). A continuación hacemos la doblez de manera que el cordel quede dentro de la misma y sujetamos con alfileres para poder coserlo después.




Doblamos la tela a la mitad de manera que la cara del dibujo quede en la parte interna de la doblez. Sujetamos los lados con alfileres y cosemos:


Una vez cosido, lo giramos para que la parte del dibujo quede hacia afuera y atamos los extremos del cordel (o los cosemos).


Podemos mover el cordel por dentro de la doblez de la bolsa para que el nudo o la costura quede dentro de la doblez y ya tenemos nuestra bolsa para lo que necesitemos.