sábado, 25 de agosto de 2018

Viaje a Italia II: Bolonia

En el pasado post os hablaba de nuestras vacaciones en Italia. Ya os he explicado sobre los días que estuvimos en Turín y os comentaba que también visitamos Bolonia así que ahora os explicaré como fue en esta última ciudad.

 

En Bolonia estuvimos dos días y medio más o menos. Llegamos en tren desde Turín lo cual es una buena manera de viajar con los peques y a mi parecer menos engorrosa (aunque he de decir que siempre me ha gustado más el tren que el avión). El hotel estaba muy cerquita del centro y de la estación por lo que pudimos ir caminando hasta el hotel y después de dejar las cosas, salimos a dar una vuelta para tener el primer contacto con la ciudad.

Al día siguiente nos pusimos manos a la obra para visitar los puntos de interés de la ciudad. Llegados a este punto he de decir que, así como Turín me sorprendió por todo lo que había por ver y los intentos (y en muchos casos éxitos) de plantear zonas para niños, en Bolonia me pasó todo lo contrario. En general encontramos pocas cosas que visitar, la mayoría eran para ver desde fuera y entre los fabulosos adoquines y los escalones que te encontrabas por todas partes, me pareció una ciudad más bien poco cómoda para ir con un cochecito. A esto le sumaria que no la vi nada planteada para los niños: no había apenas parques ni zonas de juego para los niños (en Turín había pocos parques pero encontramos varias zonas con fuentes para jugar) y la única actividad que encontramos para ellos eran un espectáculo de marionetas que me pareció carísimo y en el que no había ni información de horarios (estaba cerrado cuando pasamos por delante de la zona donde lo hacían). Además, no me pareció que la gente en general estuviese acostumbrada a ver niños ya que en los restaurantes no tenían nada parecido a batidos (o cacao en polvo) y o omitían completamente a I o la trataban como una niña más pequeña de lo que es. Lo cierto es que me sorprendió mucho haber leído que era una buena opción para visitar con niños porque lo cierto es que a mí no me lo pareció para nada.

Dicho esto, os explico lo que vimos:

Piazza Maggiore:

Es la plaza donde se sitúan la mayor parte de los puntos de interés, tiene una fuente (fuente de Neptuno) muy bonita que a I le encantó. Cuando fuimos tenían montado una especie de festival de cine y buena parte de la plaza estaba llena de sillas pero aún así, al estar flanqueada por varios palacios, y la Basílica de San Petronio, es bastante impresionante.



Palacio comunal:

Es donde esta la actual alcaldía de Bolonia. A la entrada hay un patio bastante grande y una escalinata por la que puedes subir. Evidentemente, al ir con el cochecito lo de la escalinata se nos hacia un poco problemático y, aunque nos costó lo nuestro encontrarlo ya que las indicaciones no es que fuesen muy buenas, conseguimos encontrar el ascensor para subir. Al llegar arriba pudimos visitar algunas estancias aunque al ser la alcaldía no las pudimos ver todas. También hay que decir que creemos que algunas zonas estaban cerradas por obras pero como no había ninguna información sobre el tema y fue solo una deducción basada en algunos andamios y demás aparatejos, no puedo confirmar nada. He de decir que lo mejor de esta visita fueron las vistas de la plaza desde la sala principal desde donde esta hecha la foto del punto anterior.

Basílica de San Petronio:

La fachada de la basílica es increible aunque la vimos en obras por uno de los laterales y me imagino que eso le resta encanto aunque la diferencia en la fachada es genial.



Palacio de los bancos:

Delante de la basílica esta el palacio de los bancos. Es un palacio enorme y muy bonito en el que se celebran eventos así que no se visita.

Torres Asinelli y Garisenda:

Dos torres gemelas una de las cuales está torcida. Debajo además hay una placita donde se puede parar un rato y en uno de los restaurantes hay música. I pasó un rato allí bailando. Una de las torres tiene un mirador aunque no pudimos subir porque solo había opción de escalera y era imposible con el cochecito.


Pórticos: 

Todas las calles (o casi todas) están cubiertas por pórticos lo cual le da a la ciudad un aire muy característico. Merece la pena pasear por la ciudad para poder ver los distintos tipos de pórticos que hay (con distintos tipos de columnas por ejemplo).


Galerías:

En Turin ya vimos algunas galerias comerciales pero en Bolonia las hay por todas partes. Pequeñas y en casi cualquier espacio disponible. Para mí tienen un encanto especial ya que no se parecen en nada a los centros comerciales que encuentro en España.



Parque de la Regina Margherita:

En principio no íbamos a ver este parque pero el último día, después de haber recorrido ya toda la zona centro de la ciudad, empezamos a alejarnos un poco y cuando nos dimos cuenta estábamos al lado de este parque así que decidimos ir.

Fue una de las pocas zonas de juegos infantiles que encontramos en Bolonia (la otra era un parquecito cerca del hotel con cuatro cosillas para niños). El parque me encantó, es muy fácil olvidarte que estas en una ciudad y tiene fuentes y un lago además de alguna cafetería donde pudimos comer en una terraza al lado del lago.



Para acabar nuestra aventura en esta ciudad, ya comenté en las redes sociales que nos tocó esperar en el aeropuerto de Bolonia sentados en el suelo porque no había asientos para todo el mundo y eso que no es un aeropuerto especialmente pequeño. Al menos pudimos volver a disfrutar del pase especial para familias en el control de seguridad aunque en esta ocasión, el escaner era de tamaño normal así que si hubiésemos llevado el otro cochecito (el que no es silla de paseo) no estoy segura de si habría cabido. Por último, fuimos andando desde el aeropuerto al avión, que se que se hace en muchos sitios y la verdad es que el avión estaba cerca pero, ¿adivináis qué? de nuevo ni rastro de ascensor ni rampa ni nada. 

En general, Bolonia me parece una ciudad muy bonita pero no creo que sea necesario tanto tiempo para visitarla y no creo que sea una ciudad idónea para ir con niños (al menos con niños pequeños) ya que no creo que esté pensada ni adecuada para ellos.

13 comentarios:

  1. Cómo ciudad tiene un aspecto precioso!!claro que cuando viajamos con niños buscamos lugares que nos lo facilite,por lo menos encontrasteis un buen parque aunque que haya sido al final!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pués si, la lástima es que estaba un poco alejado de todo lo demás.

      Eliminar
  2. ¡Pero qué de lugares tan chulos que has visto! Tampoco he estado en Bolonia, pero me enca tan los pórticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bonita aunque me resultó poco práctica con la niña y el cochecito.

      Eliminar
  3. Pero menudo viaje y menudas vacaciones, un luar realmente precioso, yo no lo conozco y me parece a mi que será uno de nuestros próximos destinos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonito pero he de decir que yo me habría quedado algún día más en Turín y algún día menos en Bolonia.

      Eliminar
  4. buenas tardes guapísima que tal?
    me parece un viaje espectacular y super interesante y divertido, muy buenas vacaciones habéis pasado, que envidia... tenemos muchas ganas de conocer Italia con los peques y es un viaje que tenemos super pendiente, así que tomo nota de todo lo que comentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevaba años intentando ir a Italia pero por una cosa o por otra al final nada de nada.

      Eliminar
  5. Que lástima que no hayas disfrutado de este viaje como pensabas, cuando uno tiene niño es importante encontrar actividades que puedan entretenerlos de lo contrario terminan por aburrirse y nadie disfruta del paseo, me dejo impresionada la fachada de de la basílica, sin duda una arquitectura que no deja indiferente a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, al menos se trata solo de una parte del viaje y el resto estuvo bien.

      Eliminar
  6. He llegado a tu blog de casualidad, gracias a un tag de estos de páginas de facebook para bloggers jeje. Decirte que me ha venido que ni pintado tu post, porque estaba tanteando Bolonia como próximo destino (más bien por lo económico que por otra cosa) y estaba empezando a buscar información sobre el lugar. No es un destino que tuviese en mente pero surgió como opción y quería empezar a buscar lugares a visitar, que tal es la ciudad, si es cómoda para viajar con un niño de 7 años, qué tiene de atractiva para él.... y ya veo que no tiene mucho. Quizás si viajo a Italia en otra ocasión pasemos por aquí por visitarlo, pero no creo que me merezca la pena después de haber visitado lugares como Milán, Verona o Venecia...y creo que me estoy desencantando de este destino. Gracias por abrirme los ojos, soy de la misma opinión que tú cuando viajo y desde luego es muy diferente de hacerlo con niños ha hacerlo solo o en pareja. Un abrazo!

    Mi blog es Mama, Bloguera y Viajera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mime decepcionó bastante como opción para ir con niños. Imagino que si vas con amigos o en pareja es distinto porque no deja de ser una ciudad universitaria pero con niños, yo no iría más de un día por aquello de pasear un poco y poco más. Si no has estado, te recomendaría más Turín (es el post anterior) que tampoco es una ciudad cara y creo que tu hijo lo disfrutaría más.
      Me pasaré por tu blog porque a veces me cuesta lo de la organización de viajes con niños.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar