lunes, 18 de julio de 2016

Crisis de lactancia y la huelga de lactancia



Desde el principio, considero que la lactancia de I ha sido bastante "fácil" (dentro de lo que una lactancia puede ser fácil claro). En cuanto me la pusieron sobre el pecho, se enganchó al pezón y, aunque hubo que corregir un poquito la forma de agarrarse, fue algo bastante sencillo. Una vez llegas a este punto dices: "bueno pues no ha sido para tanto" ¡Ay amiga, eso es porque no sabes lo que te espera!

Al cabo de 3 semanas tuve mi primera sorpresa, la peque estuvo como 3 días en que parecía que lo único que quería era mamar y a mi ya me tenía desesperada porque ya pensaba que lo había controlado. Entonces, en una conversación con mi madre, apareció el quid de la cuestión: ¿Hija, sabes que los bebés hacen crisis de lactancia no? ¿Qué los bebés qué? ¿Por qué nadie me informó de este pequeño detalle? ¿Por qué no se comenta en las clases de preparación al parto cuando se habla de lo fabulosa que es la lactancia materna? ¿Por qué no aparece en la multitud de libros que nos da por leernos mientras estamos embarazadas? No, has de buscar el tema en concreto porque si no, nada de nada.

En mi caso tuve la gran suerte de que mi madre, a pesar de no haber dado prácticamente el pecho a sus hijas porque no es que en la época se fomentase mucho la lactancia materna (si hoy ya deja que desear imaginaos hace 20 o 30 años), tiene conocimientos y conciencia de la importancia de esta lactancia por su trabajo de enfermera en la planta de ginecología y obstetricia de un hospital (lo que antes era maternidad vaya). Gracias a sus conocimientos, entendí que me faltaba algo de información y cuando llegué a casa me puse a buscar como loca cosas sobre las crisis de lactancia. Creo que la web que mejor lo explica es la web de alba lactancia y a mí me fue muy útil su información. 

En resumen, la mayoría de crisis de lactancia se producen por un cambio en el ritmo de crecimiento del bebé y durante un tiempo mamá con más frecuencia para tener suficientes reservas para dar un "estirón". La crisis de los 3 meses es algo distinta, en este caso, el bebé mama mucho más rápido y necesita menos tiempo en el pecho y menos tomas pero también puede distraerse fácilmente y esto puede ser molesto.

No quiero ni pensar en lo que deben de pasar estas mujeres que no tienen a nadie que les facilite esta información y que, incluso al contrario, todo el mundo a su alrededor le ponga pegas o le diga que lo esta haciendo mal, que su bebé es un caprichoso, que usa la teta de chupete y mil cosas más que seguro que a las que habéis dado o dais el pecho os suenan sin que yo os las recuerde. Así la verdad es que no me extraña que el porcentaje de mujeres que amamantan caiga en picado desde el momento del parto. 

La cuestión es que con I viví la crisis de las 3 semanas, la de las 6 semanas (dicen que hay que vigilar los 3 y los 6) y cuando ya esperaba ansiosa que llegase la crisis de los 3 meses porque I siempre ha sido de las de estar media hora con la teta en la boca y tenía unas ganas locas de que empezase a mamar en 5 minutos (ya se que suena mal pero un bebé que te pide cada hora y media y esta media hora mamando no te permite hacer demasiado y al final deseas un poco de libertad) resulta que esta crisis la pasó por alto que donde esté la teta de su madre que se quite lo demás. De hecho, ahora esta a punto de cumplir un año y es rara la vez que mama en menos de 10-15 minutos (se lo toma con tranquilidad que vamos a hacerle).

A los 6 meses también hay una pequeña crisis pero la verdad es que creo que si habéis sobrevivido a las otras, esta es algo más suave (I la pasó a los 5 meses).

¿Y entonces? ¿Después de todo esto nuestra lactancia será un camino de rosas? ¡Ay amigas, pero que ilusas que llegamos a ser! Al año, a parte de oír a la mitad de la gente de nuestro alrededor (si tenemos suerte de que solo sea la mitad) preguntarnos sobre nuestra lactancia e interesarse por si nuestro hijo mama menos que antes y por hasta cuándo vamos a darle el pecho (por supuesto, ya sabemos que esto es una decisión unánime de toda la gente de nuestro alrededor y que no nos afecta exclusivamente al bebé y a la madre verdad?) se nos avecina otra sorpresa.

Esto lo descubrí no hace mucho después de que mi abuela intentase convencerme un montón de veces (en realidad yo nunca le llevé la contraria pero la mujer es así) de que la hija de mi prima dejó la teta por decisión propia a los 8 meses a pesar de que seguía tomando biberón porque aún necesitaba ese aporte de leche. No lo interpretéis como que tengo algo en contra de que una mujer decida dejar de dar el pecho a los 8 meses, esta en su derecho y de la misma manera que pido no ser juzgada en este sentido, yo tampoco juzgo pero me parecía muy raro que una niña que mamaba super bien, de la noche a la mañana, con 8 meses, decidiese pasarse al biberón por iniciativa propia. ¿A vosotras no os parece raro?

Así que me puse a investigar y resulta que alrededor del año, cuando ya hemos bajado la guardia, algunos bebés hacen lo que se llama una huelga de lactancia. El tema es muy sencillo, durante 1 a 3 días (aproximadamente) el bebé se niega a mamar bajo ningún concepto. ¿Y entonces, qué hacemos? Pues nada, armarnos de paciencia una vez más e intentar no presionarlos para que no se sientan obligados y acaben cogiendo manía al pecho. En unos días pasa y todo vuelve a ser como antes (parece increíble pero es así). Os lo explico porque acabo de pasar por esta experiencia con mi peque y, a pesar de saber que seguramente se trataba de esto, no es plato de buen gusto si tenéis idea de continuar dando el pecho. I estuvo un día entero sin mamar y si la vieseis ahora os puedo asegurar que no os lo creeríais porque le encanta el pecho y pone unas caras cuando mama que parece que sea el manjar de los dioses.



¿Y esta es la última? ¡Pes no chicas! Que es qué no aprendemos aunque lo que sí que es verdad es que ahora podremos disfrutar de un periodo algo más largo de tranquilidad en este sentido aunque no olvidéis que seguiremos oyendo esa multitud de preguntas, comentarios y consejos no solicitados procedentes de amigos, familiares y conocidos que por alguna razón desconocida creen tener derecho a opinar. Pero si somos fuertes y es nuestro deseo (que aquí no se obliga a nadie), llegaremos a los 2 años y entonces si que sí, la última crisis. En este caso, los niños vuelven a mamar como si fuesen bebés recién nacidos durante una temporada (unos meses) y esta relacionada con los llamados "terribles dos años". Espero llegar y ya os contaré cómo se lo toma I.

Espero que os haya sido de utilidad este post al menos para saber que no sois las únicas en esta situación. Las que habéis dado el pecho: ¿Vuestros peques pasaron estas crisis? ¿Cómo fueron? ¿Alguna de ellas os hizo desistir? 

Por cierto, los dibujos los he encontrado en internet buscando lactancia materna y me han enamorado (hay unos cuantos más).


6 comentarios:

  1. Mi madre no hizo lactancia, nosotros fuimos de leche de fórmula jejejje

    Y sobre lo de la lactancia, yo tengo varios baches que me impidieron seguir, el primero es que no sé si es por el tamaño nacen más peques y están adormilados no comen no tienen interés y cuando sibe la leche duele y se puede hasta tener mastitis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me amamantaron hasta el mes y medio pero gracias a los "buenos consejos" mi madre dejó de hacerlo.

      Es cierto que hay bebés que estan muy adormilados y cuesta que se enganchen aunque se puede conseguir. En cuanto a lo de la subida de la leche es cierto que duele y yo he llegado a sacarme leche a las 3 de la mañana porque mi hija dormía 5 horas seguidas y yo no podia estar tanto tiempo sin amamantar.

      En realidad hay tantas cosas a tener en cuenta y tantas dificultades que al final parece mentira que sea lo más natural (biologicamente hablando).

      Gracias por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  2. Cómo te entiendo, la lactancia es mucha paciencia, mucha entrega y dedicación, en mi caso no tengo la oportunidad de estar al lado de familiares porque vivimos lejos de mi mamá y es una bendición que tú cuentes con esa ayuda, a mí me ha servido mucho el Internet, mamás blogueras como tú y así uno se va llenando de información y lo más importante dejándome guiar por el instinto maternal, de esta forma no he caído, he sabido sobresalir y muchas veces nos angustiamos queremos tirar la toalla, pero lo importante es pensar en nuestros hijos y en qué es lo mejor para ellos, aunque tengamos que hacer algunos sacrificios, pero siempre ellos son lo más importante,. Saludos y bendiciones para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento que te sientas un poco perdida a veces. La maternidad es muy complicada y tener ayuda siempre esta bien, pero las blogueras podemos crear nuestra propia tribu y apoyarnos unas a otras ;)

      Eliminar
  3. hola, cuando me siento perdida... mi ayuda es seguir mi instinto ese poco falla y buscar mucha información, gracias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha servido de mucho el instinto . Cuando tu sientes que estas haciendo lo correcto, es mucho más fácil hacerlo a pesar de los comentarios.

      Muchas gracias por comentar.

      Eliminar