sábado, 20 de agosto de 2016

La alegría de los embarazos ajenos



El post de hoy no es algo de lo que me resulte fácil hablar y de hacho, no lo he comentado con casi nadie pero una de las razones por las que me decidí a empezar este blog, fue explicar cómo viví la perdida de mi primer embarazo y todo lo que ha derivado de esta pérdida así que allá voy.

Se suele decir que un bebé siempre es motivo de alegría pero esto no es del todo cierto. Cuando se vive la pérdida de un bebé e incluso cuando estas intentando quedarte embarazada y no lo consigues y, de repente, alguien te comenta que esta esperando un hijo, es muy fácil que no te alegres por esa persona. Es más, quizá incluso sientas una rabia enorme por pensar que esa pareja (o mujer) no ha pasado por lo mismo que tú y que no es justo que puedan disfrutar de un bebé cuando tu, que llevas más tiempo intentándolo, no tienes ningún bebé. Es posible que ni siquiera sea cierto que tu lleves más tiempo intentándolo o que no hayan sufrido para tener a su hijo pero eso en ese momento te da igual, lo ves todo como una gran injusticia y no te planteas nada más.

Yo he vivido esto y quiero contarlo porque en ocasiones, te sientes la peor persona del mundo por lo que se te viene a la cabeza. Os explicaré un poco más: después de perder mi primer embarazo, tardé casi un año en volver a quedar embarazada (desde que empezamos a intentarlo) y en ese tiempo, hubieron varios embarazos de personas cercanas. Quizá penséis que soy una mala persona pero no me alegré de ninguno de esos embarazos. Todo lo contrario, pensaba que no era justo y que quizá esas mujeres no merecían a sus bebés porque yo no había podido tener el mio y seguía sin quedarme embarazada. Es muy duró reconocer esto y más aún escribirlo pero creo que si alguna mujer está en esta situación, debe saber que no es una mala persona sino que esta pasando un luto y que todo esto es fruto de este duelo.

En algunos casos, la cosa empeora por los comentarios de terceras personas o de la propia pareja (o mujer) que espera el bebé:
  • A ver cuando os animáis vosotros.
  • Y para cuando el primito, amiguito, ...
  • Estoy segura de que de aquí poco seréis vosotros.
  • ...
Yo he oído todas estas frases y una cosa puedo decir: NO AYUDAN A NADIE. Pero claro, ante el anuncio de un embarazo y sabiendo que es una situación incomoda, parece que no sabemos quedarnos callados. Pues bien, en esta situación, por favor, limitaos a felicitar a la pareja (o mujer), a preguntar qué tal y punto, no hace falta hacer ningún comentario al resto de parejas presentes y mucho menos si acaban de pasar por un mal momento. Esto no disminuirá la incomodidad pero no aumentara el dolor de la perdida.

Y al final, llega el día

No hablo del día en que consigues tener a tu hijo (que puede llegar o no) sino del día en que te anuncian un embarazo y te alegras, pero de verdad, no es un fingimiento por respeto a quien te lo anuncia lleno de ilusión, no, esta vez notas que la alegría te nace de dentro y estas feliz de que esa mujer este embarazada.

Puede que penséis que esto sucede después de tener un hijo pero no es así, en los foros sobre superación de abortos hay testimonios de mujeres que explican que han tardado años después de tener a sus hijos y en cambio otras, lo han hecho antes de quedarse embarazadas de nuevo. En mi caso ocurrió hace unos días y por eso hoy os escribo este post, porque al anunciarme una amiga que estaba embarazada, recordé esa época en la que era incapaz de alegrarme por una noticia así.

Mi opinión, es que este sentimiento tiene que ver con el duelo que hemos de superar, es algo natural y lo único que podemos hacer es asumirlo como algo normal y dejar que el tiempo haga su trabajo. Un día, sin darnos cuenta, seremos capaces de reaccionar de otra manera y nos alegraremos doblemente (por la embarazada y por nosotras).

Y si soy la embarazada, ¿Puedo hacer algo?

Claro que sí, no evitaras la incomodidad del momento pero quizá se lo pongas más fácil a la otra persona si haces el anuncio de forma tranquila, sin darle más expectación de la necesaria y si no esperas que la reacción de la otra persona sea de alegría absoluta. Si tienes confianza con la mujer que ha sufrido la perdida, ayudala a que no se sienta mal, dale la noticia con algo de intimidad e incluso reconocele su dolor preguntandole si esta bien o dándole a entender que sabes que quizá no pueda alegrarse todo lo que os gustaría.

Otra cosa que puede ayudar es reconocer el embarazo de esta mujer. Es doloroso recordar lo que perdiste pero al igual que nos va bien hablar de ello ( el problema es que nadie suele querer hacerlo con nosotras), también puede irnos bien que se nos reconozca nuestra calidad de antiguas embarazadas. En este último caso, quizá debemos leer también si la mujer se siente cómoda con el tema o si aún es pronto.

Sobre todo, no uses frases como:
  • Ha sido fácil o ha sido a la primera.
  • Seguro que pronto le daréis un amiguito (no sabes las circunstancias de la pareja actualmente y no puedes ver el futuro así que mejor evitemos las adivinaciones).
  • Cualquier otra frase que haga relación a un futuro embarazo de la mujer que ha sufrido la pérdida.


Espero que este post pueda ayudar a las mujeres que han sufrido una pérdida a ver que este sentimiento es normal y a que el resto de mujeres, nos entiendan un poco mejor (aún nos queda mucho camino aunque cada vez más gente es consciente de este dolor).


¿Vosotras habéis tenido estos sentimientos con el anuncio de un embarazo? ¿Cuánto tardasteis en volver a alegraros? En este caso, me alegraría especialmente que dejaseis un comentario para que podamos ver todavía más claro lo habitual que es este sentimiento y ayudar a todas las mujeres que pasan por lo mismo. 

4 comentarios:

  1. Yo tardé un año en quedarme embarazada de mi primer hijo y creo que tuve microabortos pero eran tan precoces que ni me daba cuenta solo que no los podía prevenir ni nada. Pero luego todo ha sido mejor, han venido dos más muy cercanos, porque así lo quisimos y no tardé tanto, nunca se sabe. No me dijeron de darles hermanos porque en mi familia son de tener solo un hijo o de dejar mucha diferencia de edad entre uno y otro, y pasaban de esto. Además de que los tuve tan seguidos que no he dado tiempo a que digan nada jajaja pero sí que he oído de gente desconocida incluso, que dónde voy con tantos niños, como si ellos fuesen los que me los van a cuidar y les fuesen a pagar los gastos!! Ay que ver jajaja

    Yo nunca hago preguntas de nada, ni de si busca un bebé ni si busca otro, ni nada. Antes sí pensaba en decirlo pero desde que conocí chicas con problemas de fertilidad, me di cuenta que es muy intrusivo y molesto y tenemos que saber lo que los demás quieren contarnos, no tenemos que indagar en la intimidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir esta parte de tu intimidad. Yo también aprendí la lección un poco por las malas aunque en mi propia piel. Por eso he decidido no decir nada a menos que me digan y aún así, a veces también metes la pata.

      Eliminar
  2. una reflexión muy sincera. tienes razon que a veces uno se nubla con su propia felicidad y dice cosas que pueden incomodar a la otra persona, cuya situación personal no conocemos. También me ha pasado al reves, ver como en vez de felicitar a la persona o decir "me alegro", le han recomendado no celebrar hasta el dia del parto. Comentario que entiendo perfectamente porque venia de una persona que había tenido una pérdida, pero que quizá tampoco fue acertado y a los futuros papás los llenó de miedo e inseguridad. Creo que es dificil empatizar siempre, pero que hay que intentarlo en cada momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, a veces estamos tan centrados en nosotros mismos que no pensamos en cómo se sienten los demás. En mi caso debo admitir que he pensado alguna vez que una pareja lo anunciaba y celebraba demasiado pronto pero me he limitado a felicitarlos y callarme que tampoco es cuestión de ir agriando la felicidad de los demás.

      Eliminar