martes, 2 de agosto de 2016

Hoy hace un año



Mi pequeña, hoy hace un año que llegaste a nuestras vidas y las revolucionaste por completo aunque, siendo sinceros, los cambios habían empezado antes de tu llegada.

Hace un año que nos vimos las caras por primera vez, que supe como eran tus ojos, tu nariz y tu boca.

Hace un año hiciste que volviera a enamorarme y que todos mis temores se disiparan.

Hace un año que somos tres y eso ha hecho que sea un año muy especial.

Hace un año que llegaste a este mundo y aunque no ha sido un año fácil, nos enamoramos de tí cada día un poquito más. Nos asombras cada día un poco más y haces que queramos ver más, ver como creces, como aprendes, como descubres,... y nos morimos de ganas de poder estar a tu lado en cada uno de esos momentos.


Durante el embarazo me causaste vómitos, miedos y una diabétes de la que algún día te hablaré pero un día, me diste la primera patada y entonces, pensé que habia merecido la pena.

Y llegó el día del parto, y cuando se aproximaba el momento de salir, los dolores de las contracciones se volvieron casi insoportables pero de pronto, te tenia en mis brazos y todo mereció la pena.

No hubo desgarro y enseguida pude moverme bien pero aún así, las hormonas me jugaron malas pasadas. Recuerdo las noches de 2h de sueño, las largas sesiones de lactancia y los cólicos acompañado de un llanto desgarrador. Pero cuando dormías tan tranquila y te miraba, y veía nuestros rasgos en ti, todo merecía la pena.

Luego comenzamos con las crisis de lactancia y no había manera de separarte de mi pecho pero aprendiste una cosa nueva, aprendiste a sonreír. Solo era un reflejo de que te sentías bien pero aún así, merecía la pena todo con tal de ver esa sonrisa.

Y llegó el día en que aprendiste a sonreír, pero esta vez de verdad, al vernos. Y dieron igual todos los cambios de nuestra vida, la revolución que provocaste en ella, porque ahora nos sonreías cuando nos veías. Así que todo mereció la pena.

La vuelta al trabajo fue difícil, tenia que ir cargada con el sacaleches para que tuvieses biberones durante la tarde. Pero cuando llego a casa, lanzas tus brazos hacia mí y los agitas para que te coja y me deshaces con ese movimiento así que merece la pena.


Mi intimidad y mi pudor desaparecieron el día en que llegaste a mi vida. Me acostumbré a sacar el pecho en cualquier parte si tu tenías hambre (y aún lo hago) y me he acostumbrado a ducharme e ir al baño contigo detrás pero se que lo haces porque necesitas mi compañía y mi consuelo y cuando estas a mi lado te tranquilizas así que merece la pena mi sacrificio.

Te costó aprender a gatear porque te daba miedo ponerte a cuatro patas (te habías caído alguna vez) y teníamos que llevarte de un sitio a otro en brazos para que no llores pero al final aprendiste a gatear y te podías mover sola así que nuestra paciencia tuvo su recompensa.


Y ahora, empiezas a querer andar; te levantas sola, te aguantas sin apoyo pero aún no te atreves a lanzarte. Nosotros confiamos en ti y sabemos que el día que comiences a andar, las horas agachados ayudándote a andar mientras te coges de nuestras manos, habrán merecido la pena.

Vuelvo la vista atrás y veo todo lo que has provocado en mí y cada día estoy más convencida que todo mereció la pena. Ha pasado un año, y no ha sido un año fácil y se que todavía nos queda mucho por vivir juntos pero estoy segura de que podemos superarlo y que, cuando echemos la vista atrás, veremos que definitivamente, todos esos pequeños baches, habrán merecido la pena.


¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS PEQUEÑA!!

6 comentarios:

  1. Jajajaja mi primer embarazo también fue horrible con los vómitos, pero los otros mucho mejor.

    Mis hijos caminaron hacia el año y tres meses.

    Desde luego que tener chiquitines merece la pena pese a todo.

    Feliz cumple a la peque!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!

      Lo cierto es que basta con vel una sonrisa verdadera en la cara de nuestros hijos para que se nos pase todo y merezca la pena todo.

      Eliminar
  2. Estoy conociendo tu blog y veo que nuestras peques se llevan muy poquito! Felicidades a tu chiquitina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien! Siempre es divertido encontrarse gente con niños que se llevan poco con el tuyo. Al menis a mí me hace una ilusión especial.

      Gracias por leer mi blog, espero que te esté gustando y cuando vuelva de vacaciones (y la conexión sea mejor que la que tengo ahora) prometo pasarme a ver tu blog.

      Eliminar
  3. Felicidades, mil Bendiciones. un año que ha pasado volando pero lleno de alegrías y emociones, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡y que lo digas! Ha sido un no parar pero cuando veo a mi peque siento que todo esta bien.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar