miércoles, 29 de junio de 2016

Cambio de look

Pues eso, que aprovechando la llegada del verano (y la disminución temporal de trabajo), he cambiado un poco la estética del blog pero la esencia sigue siendo la misma eh.

Os explico que el nuevo logo representa al bebé que no llegué a conocer (la estrella) y a la pequeña a la que quiero tanto y que es mi bebé arcoíris (el corazón con el arcoíris claro).

¡Espero que os guste el nuevo look! Ya me diréis ;)



Si os gusta el blog y tenéis ganas de escribir un poco, estaré encantada de leer vuestros comentarios para saber vuestra opinión y prometo contestar en cuanto pueda (suelo ser bastante rápida).

martes, 28 de junio de 2016

Actividades con bebés: Batec de contes

Hoy vuelvo a hablaros de una de esas actividades que se hacen en nuestra comunidad dedicadas a los más peques de la casa (en este caso, niños de 0 a 3 años). Ayer, I y yo, fuimos ayer a una "lectura" de un cuento en la biblioteca municipal.

La actividad estaba organizada por la diputación de Barcelona (que es la que gestiona las bibliotecas) y el patronato municipal de Martorell y se llamaba Batec de contes (latido de cuentos).


Lo cierto es que cuando fui no estaba muy convencida de si la peque, con sus 11 meses, aguntaría un cuento pero quedé gratamente sorprendida porque estaba perfectamente enfocado a niños de estas edades.

Os cuento, quedé con varias mamis con nenes de la edad de I (mes arriba, mes abajo) y nos sentamos en unos cojines que había esparcidos delante del escenario. La cuentacuentos utilizaba varios elementos para llamar la atención de los peques tales como marionetas, luces para crear sombras, instrumentos musicales e incluso pompas de jabón y cuando acabó el cuento (unos 15-20min) repartió todos los objetos entre los niños para que pudiesen tocarlos y manipularlos además, a los más grandes, les dejó que se acercasen y jugasen a crear las sombras con un foco y un paraguas. Os dejo una foto del momento:


El argumento del cuento era un poco inconexo. Se trataba de una niña que primero paseaba bajo la lluvia, después iba a casa y habría varios armarios (aquí aparecían varios "monstruos") y por último, se hacia amiga de algunos animales acuáticos. Como os digo, no era un super argumento pero creo que estaba muy adaptado para niños tan pequeños ya que la gracia del cuento es que fuese muy visual y no que tuviese un gran argumento (no creo que niños menores de 3 años puedan seguir una historia complicada). 

Las mamas con las que fui, quedaron todas muy contentas también y los peques se lo pasaron genial. Debo felicitar desde aquí a Sherezade (la cuentacuentos) por su gran trabajo ya que se nota que le encanta y a los peques les llega ese entusiasmo.

Os dejo una foto de I con el monstruo de las cosquillas (el que tiene en las manos) y el de las fresas, sandía, cerezas y tomates (el rojo que tiene a su lado).


Perdonad por la calidad de las fotos pero para que pudiesen hacer el juego con las sombras y el foco, la sala estaba bastante oscura así que no han quedado muy bien pero os hacéis una idea.

¿En vuestra comunidad hacen alguna actividad así con los más peques? ¿Habéis llevado a vuestros bebés a alguna biblioteca o cuentacuentos?

jueves, 23 de junio de 2016

O capitán mi capitán: Oda a un maestro


Estoy segura de que muchos de vosotros habéis oído esta frase antes y sabéis de dónde sale pero para aquellos que no la conocéis, os diré que pertenece a la película "El club de los poetas muertos" y que la utilizan los alumnos para reconocer la labor de su profesor y hasta aquí puedo leer que no seré yo la que haga spoilers.

Este post, se lo dedico por completo a un muy querido maestro que se ha ido esta semana después de años de lucha contra el cáncer.

Desde que me comunicaron la muerte de esta persona he pensado mucho sobre el tema y me he dado cuenta que en los blogs de crianza hablamos mucho de la influencia de los padres y las madres en lo cómo serán nuestros hijos el día de mañana pero a menudo, olvidamos que no somos los únicos que influimos en esto: también están los maestros y profesores de nuestros hijos.

Recordemos que los niños pasan aproximadamente unas 5-6 horas en el colegio y que muchas de estas son con una misma persona. ¿De verdad podemos pensar que esa persona no tendrá nada que ver en como será nuestro hijo el día de mañana? Y cuidado, que nadie se confunda, no hablo de que lo llevemos al mejor o peor centro ni de que tengamos que hacer un casting a todos los maestros para ver si nos convencen o no. No, lo que estoy diciendo es que nos encontraremos profesores de todo tipo en todos los colegios (creedme, he trabajado en varios institutos y se que por muy bueno que se supone que es el centro, siempre hay profesores de todo tipo) pero debemos aprender a reconocer su importancia en la vida de nuestros hijos, su influencia en ellos y el amor que les profesan. Porque sí, los maestros también quieren a nuestros hijos aunque sea de manera distinta a la nuestra (faltaría más).

Mi experiencia con este maestro, es que si echo la vista atrás, me doy cuenta de que se ha convertido en "EL MAESTRO". Se ha convertido en mi referente y en parte de mí porque en un momento en que nadie creía que de nuestra clase pudiese salir nada bueno (es duro decir esto con niños de 10 años pero se hace más de lo que creéis), él dio un paso al frente y nos convirtió en un grupo en que nos ayudábamos unos a otros y logró que pudiésemos seguir adelante por un hecho tan simple y a la vez tan difícil como es que creyó en nosotros, en que podíamos hacerlo porque eramos tan buenos como cualquier otro y así lo demostramos.

Por esta razón, no me arrepiento de decir que lloré al conocer la noticia de su muerte y que lo primero que pensé es en lo que iban a perderse las futuras generaciones (ya ni hablemos de sus hijos) y en que me habría gustado mostrarle lo que he logrado con el paso de los años y gracias al empuje dado en un momento de necesidad. Y cuando llegué al velatorio y vi que no era su única ex-alumna, que había ex-alumnos mayores que yo y también más jóvenes, comprendí que no era la única que había perdido alguna cosa, que a todos nosotros se nos había muerto una pequeña parte de nuestro interior.

Eso sí, puedo decir que sus enseñanzas perdurarán en nosotros y en nuestros hijos y en algunos casos (como el mio propio) también en nuestros alumnos porque algunos tomamos el camino de la enseñanza porque algunos profesores nos han enseñado la belleza que hay en ella.

Para terminar, como padres y madres de niños que algún día serán alumnos de algún maestro/a y de algún profesor/a, os pido respeto hacia estos que fue lo primero que nos pidió mi profesor el primer día de clase. Evidentemente, nadie cuida a vuestros hijos como vosotros ni sabe lo que necesitan mejor que vosotros pero nuestro trabajo es enseñar y educar de la misma manera que vosotros también enseñáis y educáis y por eso, deberíamos ir de la mano y no en contra unos de otros.

¿Vosotros habéis tenido algún profesor o profesora que os marcase especialmente?

Una gran persona deja grandes recuerdos,
un gran maestro deja un gran legado
que perdurará más allá de sus alumnos y durante generaciones.

Muchas gracias por tus enseñanzas Manuel.


jueves, 16 de junio de 2016

7 normas para aplicar el BLW

Ya os he hablado varias veces del BLW pero ahora quiero explicaros algunas "normas" que deberíais seguir si queréis utilizar este sistema de introducción de alimentos.

En las últimas semanas, he hablado con varias madres que quieren utilizar este sistema pero que por otro lado, están muy influidas por el entorno y no tienen presente ciertas pautas realmente importantes. Aquí os explico 7 de estas pautas que a mi parecer, son primordiales (por supuesto, todo es desglosable y seguro que se podrían sacar muchas más pautas).

1) Confía en tu bebé

Muchas veces la aplicación de este método fracasa por el miedo de los padres. Si el niño tose o hace una arcada, enseguida corremos a intentar sacarle el trozo de comida y retiramos lo que este comiendo en ese momento.

Lo siento, pero el niño va a toser (todos nos atragantamos alguna que otra vez) y va a hacer arcadas porque aún no domina la comida y a veces, se le cuela más atrás de lo que el quería. Dicho esto, el reflejo de arcada de los bebes esta más cercano a la entrada de la boca que el de los adultos lo que significa que cuando un bebé hace una arcada, no está tan cerca de ahogarse como pensamos. Prueba de ello es que, una vez expulsa el trozo que le ha dado problemas, si puede, se lo vuelve a meter en la boca como si tal cosa.

También debemos confiar en que escogerán bien los alimentos que necesitan. Si un día no comen carne, pues ya la comerán otro día. Y lo mismo con la verdura, la fruta,...

De verdad, si confiamos en ellos, descubriremos de qué son capaces. Además, esto lo podéis trasladar a muchos otros aspectos de la vida del bebé.

2) Ten Paciencia

En algunos casos, ten mucha paciencia. Es muy probable que al principio el bebé no coma, puede que ni siquiera se meta la comida en la boca pero has de darle tiempo. También puede ser, que si que se meta la comida en la boca pero que en lugar de tragar, la escupa o que se dedique a estudiar como caen los trocitos de comida sobre el suelo, la trona, su ropa,...

En nuestro caso, hemos de tener mucha paciencia cuando I se mete algo en la boca pero no sabe como comérselo aún así que se frustra pero tampoco quiere escupirlo, de modo que entramos en un bucle en el que hay que ir bien cargado de calma y paciencia.

Las razones para necesitar la paciencia son muchas pero el caso es que por una razón o por otra, la necesitareis.

3) Come sano

Creo que esto se debería aplicar aunque no hablásemos de BLW. Si no quieres que tu hijo coma algo porque es una "guarrada" siento comunicarte que la mejor manera de conseguirlo es que tu tampoco lo comas. De la misma manera, la mejor manera de que tu hijo coma la verdura y la fruta, es que tu también la comas (ojo que no estoy diciendo que sea infalible, que también hay padres que comen fruta a todas horas y los hijos no quieren ni probarla pero son la minoría).

Así que comer lo más sano posible, me parece una buena opción, tanto para el bebé que comienza su andadura por la alimentación sólida, como para el adulto que ha de alimentarse correctamente para afrontar su día a día.

4) Los alimentos nuevos, de 1 en 1

Pues eso, que no introduzcáis un montón de cosas nuevas de golpe porque si algo le hace reacción (que puede pasar), no vais a saber que es y entonces, no podréis evitarlo. Nosotros tenemos la norma de no introducir más de un alimento nuevo al día y en caso de alimento especialmente reactivos, introducimos aumentando las cantidades poco a poco. Por ejemplo, si quiero introducir la fresa, el primer día le doy un trocito pequeño (que pueda notar el gusto pero poco más); el segundo día, le doy un cuarto de fresa; el tercero, media y el último, le doy la fresa entera. Después de esto, tampoco dejare que se pegue un atracón pero ya no lo controlaré tanto.

Una de las cosas que menos me gusta de la alimentación con papillas, es que se introducen muchos alimentos de golpe  y no permite saber si alguno de estos alimentos puede provocar una alergia al niño.

5) Deja que ensucie (y que se ensucie)

Los bebés necesitan tocar para aprender; ¿Qué textura tiene esto? ¿Se destroza? ¿Se aplasta? ¿Puedo morderlo? ¿Esta blandito?... Necesitan tocar, necesitan probar y necesitan ensuciarse.

Otra razón, es que nadie nace sabiendo hacer las cosas y hay que aprender y si para aprender a andar hay que caerse, lo lógico es que para aprender a comer, tengamos que fallar alguna vez. Los bebés han de perfeccionar su motricidad y es normal que al principio se les caigan los alimentos o que sean incapaces de meterselos en la boca y es muy incomodo que mientras tu intentas aprender algo, alguien te este limpiando constantemente o este recogiendo los restos de tus intentos fallidos. La suciedad no va a moverse de donde esta así que puedes esperar a que el bebé acabe de comer para limpiar.

6) Deja que experimente

Tu bebé está descubriendo algo nuevo lo que significa que necesita experimentar. Deja que manipule la comida, que intente metersela en la boca, que la mueva una vez este dentro e incluso que la escupa. Quizá tengamos que contenernos mucho para no decir esa frase de madre: "Con la comida no se juega" pero es que los bebés descubren y aprenden jugando así que para aprender que algo se come y cómo ha de cogerlo, ha de jugar con ello.


No intentes corregirlo ni intentes evitar que manche o que tire cosas, es su manera de aprender y en algún momento dejará de fallar al meterse algo en la boca o dejará de tirar las cosas al suelo.

7) No lo dejes solo

Hay que dejar que el bebé experimente pero todo experimento conlleva su riesgo por pequeño que sea y es por eso que debemos estar al lado del bebé y vigilar que un atragantamiento no vaya a más.

Además de esta razón de seguridad, la otra razón igual de importante es que parte del interés del BLW es que el bebé forme parte de la ceremonia de la comida y por tanto, lo ideal sería que comiese con sus familiares o que al menos, comparta la mesa con estos.

Espero que estos consejos os hayan podido ayudar con el BLW y si tenéis algún otro que consideréis importante dejadme un comentario.

domingo, 5 de junio de 2016

Manualidad gomas del pelo y clips

Hace unos días, después de buscar por enésima vez una goma del pelo de mi hija que estaba perdida en algún lugar de la cesta donde guardamos las cremas, colonia y demás cosmética de la peque; me decidí a poner una solución al tema de los clips y las gomas. Para ello, se me ocurrió hacer la siguiente manualidad que me llevo más de un día (no por lo complicado de la elaboración sino por el poco tiempo seguido que pude dedicarle). 


Os dejo los pasos por si alguien quiere hacerlo. El material que necesitáis es:
  • Fieltro de 3 colores (aunque si quereis decorarlo de forma distinta quizá no os hagan falta tantos colores).
  • Velcro.
  • Material de costura: hilos, aguja, tijeras.
  • Gancho adhesivo para enganchar en la pared o, como es mi caso, en la puerta del armario.


Paso 1: Recorta un trozo de fieltro azul todo lo grande que quieras que sea la pieza final y una tira de un dedo de grosor (aproximadamente) para colgarlo después. Corta también un circulo y 7 triángulos alargados de fieltro amarillo. Por último, corta varias tiras de fieltro verde (yo hice 9 pero pueden hacerse más o menos según la necesidad) y un trozo que sea algo menos de la mitad del fieltro azul.


Paso 2: Cose la tira azul al trozo grande de fieltro azul enrollándola sobre sí misma. Cosela a la altura que quieras colgar la manualidad. Quedará algo así (con gancho incluido):


Paso 3: Cose el círculo y alrededor, cose los triángulos. Aprovecha esta decoración para tapar el hilo de la tira que has cosido antes para colgar.


Paso 4: En las tiras verdes, cose un trozo de velcro en cada extremo de manera que queden en lados opuestos de cada tira y que puedan engancharse entre ellos:



En este caso, yo lo cosí pero si tenéis velcro del que se pega y es bastante resistente, puede ser otra opción.

Paso 5: Cosemos las tiras de fieltro verde al trozo grande de color verde pero solo por un extremo. Haremos dos filas según la cantidad de tiras que queráis usar.


Paso 6: Cosemos el trozo de fieltro verde a la base de color azul pero dejamos un trozo de unos 3 o 4 dedos en la parte superior sin coser que nos servirá para poner el peine.


Y ya está acabado, solo falta colocar los clips y las gomas y colgarlo donde queramos. A nosotros nos esta resultando bastante practico tanto para evitar tener que rebuscar hasta dar con la goma o el clip que queremos usar, como para evitar que I consiga encontrarlo antes que nosotros y llevarselo a la boca.

¿Os ha gustado? ¿Habéis encontrado otras soluciones a este problema?