lunes, 28 de marzo de 2016

Baby led weaning: ¿qué es y cómo lo aplico?


El Baby Led Weanin (BLW) o alimentación libre de papillas en su traducción al español, consiste en introducir la alimentación complementaria sin utilizar papillas ni triturados. La idea es que el niño pueda acceder al plato de sus padres y seleccionar lo que come y las cantidades. De esta manera, el bebé pasará directamente de la lactancia materna a la comida sólida aunque por supuesto, hay que ir poco a poco.

Os dejo un vídeo del pediatra Carlos González en el que presenta este tipo de introducción alimentaria con un toque humorístico.


¿Cuales son las ventajas de este sistema?

1) Ahorramos una transición al bebé. No hemos de pasar de lactancia (pecho o biberón) a papilla y después a sólido. De 2 transiciones pasamos a 1 y si el caso es que hemos pasado de pecho a biberón, a triturados y luego a sólidos, estamos hablando de 3 transiciones en apenas 1-2 años (depende del niño).

2) Mejora la motricidad fina, es decir, la capacidad de coger y manipular cosas con las manos (lo aprende con los alimentos y lo traslada a otros ámbitos).

3) Aprende nuevas texturas y sabores además de reconocer los alimentos por su forma y color. He visto a mi hija tirarse sobre la mesa porque ha reconocido que en el plato había tortilla de patatas.
De esta manera, el niño sabe que un tomate es rojo y sabe cual es su gusto, sabe que la mandarina es naranja y que se come en forma de gajo y también descubren que tiene sabor ácido,... Si les damos un triturado, no reconocerán el color, forma y gusto de cada alimento por separado, solo reconocerán el color y sabor del conjunto en cuanto a la forma, será siempre la misma y dependerá básicamente del recipiente donde le demos la comida.

4) Incorporamos al bebé a la rutina de la comida. Come con nosotros en la mesa, observa cuales son las costumbres de la familia, se adapta al horario familiar,... Muy distinto a comer el solo con una persona dándole la papilla y que después coman el resto de familiares.

5) Quizá esto parezca una tontería pero nosotros hemos aprendido a valorarlo. Cuando sales de casa no has de preocuparte de llevar la comida del bebé. Si coméis fuera de casa, comerá lo que vosotros comáis así que puedes olvidarte de potitos, papillas, tarritos con la comida hecha en casa y de buscar algún sitio donde calentar la comida. Mi equipamiento al salir de casa en este sentido consiste en un babero y una cuchara y creedme, ya has de cargar con suficientes cosas cuando sales así que si puedes ahorrarte algo, mejor.

6) Ahorro económico. La mayoría de cosas relacionadas con los bebés (por no decir todas) tienden a ser caras. No se exactamente lo que dura una caja de papilla pero estoy segura que entre papillas, yogures especiales, potitos, tarrinas,... la economía doméstica debe de notarlo. Nosotros lo único que hacemos es comprar algo más de comida de la que consumimos habitualmente pero os puedo asegurar que el precio de una cosa y de la otra no tiene nada que ver.

Si después de leer estas ventajas, os interesa aplicar este método con vuestros hijos, os voy a dar cuatro pinceladas de cómo hacerlo pero os recomiendo que si podéis, os leáis este libro (se clickais sobre la foto podéis verlo en amazon):




¿Cuándo empezar?


El propio bebé nos lo dirá. Los pediatras o las enfermeras pueden orientarnos sobre la edad a la que es recomendable empezar con la alimentación complementaria pero será el bebé el que nos diga cuál es el momento oportuno. Puede darnos indicaciones sutiles como observar fijamente la comida y a nosotros mientras comemos o puede abalanzarse directametnte intentando llegar a la comida del plato.


¿Cómo empezar?

Lleva a tu hijo a la mesa durante las comidas y permite que coja la comida que tenga a su alcance es decir, deja aquellos alimentos que pueda consumir, al alcance del bebé y cuando el este preparado, los comerá.


Debes tener en cuenta que el bebé no debe tener ni hambre ni sueño ya que al principio, el estar en la mesa con los adultos y manipular la comida será un juego y a nadie le apetece jugar cuando tiene otras necesidades más importantes por cubrir. Tampoco debes forzarlo a comer. Es probable que al principio ni si quiera se lleve los alimentos a la boca, ten paciencia, ya lo hará.

¿Qué alimentos debo darle?


Este es un tema complicado. Algunas fuentes indican que se deben introducir los alimentos igual que con la alimentación a base de papillas (fruta, cereales sin gluten, cereales con gluten, pollo, carne roja,...), otras fuentes indican que se les puede dar de todo pero teniendo en cuenta ciertos tipos de alimentos como el pescado, frutos secos, frutos rojos e incluso gluten que no se deben dar hasta el año y por último, los hay que dicen que si la dieta es sana, se puede dar de todo siempre y cuando no se introduzca más de un alimento nuevo al día. Esta idea es importante por si hemos de detectar posibles alergias. Mi consejo es que escojáis la idea con la que os sintáis más cómodos o que consultéis al/la pediatra o enfermer@ y lleguéis a un acuerdo.

Los alimentos deben tener forma alargada y caber en su puño para que los pueda coger bien pero sobresaliendo por un lado para que pueda comerlos. Pensad que al principio, no son capaces de abrir la mano para comer por lo que todo lo que quede en el interior del puño, no podrá comerlo.

Como el bebé come sólidos, debemos ofrecerle agua durante las comidas ya que, al igual que nos pasa a nosotros, puede que los alimentos también le den sed.

¿Y la lactancia?


Si la idea de comenzar con la alimentación complementaria es que el bebé tome menos pecho, os aconsejo que no utilicéis este sistema ya que al principio, seguirá mamando igual que antes. Con el tiempo disminuirá pero mi experiencia es que I come muy bien y aun así, tiene días en que el menú no le apetece y prácticamente toma solo pecho.

La lactancia en estos casos ha de continuar siendo a demanda y en ningún caso, la comida sólida sustituye la toma como puede darse con las papillas. Con el tiempo, el bebé aprende que esos sólidos también le sacian pero aun así, es probable que la demanda de pecho sea bastante alta.

Si das el biberón, también se puede hacer este tipo de introducción. La idea es la misma que con el pecho, le has de dar igual que le dabas pero siempre sin forzar recuerda.

Debéis tener muy claro que con la lactancia y lo poco que coma el bebé ya está bien alimentado así que podéis estar tranquil@s.


domingo, 20 de marzo de 2016

Todo papas loves Barcelona 2016


La semana pasada estuve junto con mi marido y mi hija en el evento de la web todopapas en Barcelona. El evento en sí consiste en una serie de charlas y talleres y de una zona de venta de distintas marcas con descuentos bastante buenos (por lo general).

Os explico mi experiencia. El evento en sí no estuvo mal aunque encontré algunos defectos. Para empezar, había dos entradas al evento; una en la que te encuentras un mostrador, te piden la identificación y te informan de donde se encuentra cada cosa pero… ¿Y la otra?

Pues la otra (por la que entramos nosotros) da directamente a la zona de charlas donde inmediatamente nos avasallaron con publicidad y en la que no se indica en ningún momento dónde se encuentra la zona de ventas. Después de dar vueltas durante un rato, conseguimos preguntar a una persona del personal de información del evento y averiguamos donde estaba la dichosa zona de venta y el lugar dónde debíamos identificarnos.

Al llegar a la zona de venta privada (después de mostrar el código de identificación) nos sentimos un poco decepcionados, había varios estantes de distintas marcas pero lo cierto es que no había demasiada variedad de productos que pudieses adquirir en ese momento. Compramos un par de camisetas de la marca mothercare por unos 4€ cada una. En realidad íbamos con la idea de mirar una silla de paseo, bodies y baberos pero de lo primero no encontramos nada y de lo otro no nos convenció nada.

Dicho esto, llegamos a la caja donde pagamos y nos dieron una bolsa con los obsequios que veis en la foto.


El obsequio consta de:
  • Un babero de Ordesa.
  • Una bolsa de Boiron.
  • Un biberón de Avent de 125ml.
  • 3 pañales Bio Baby de la talla 4.
  • 3 infusiones Blevit (noche, digestiva y ciruela y mango).
  • Una muestra de gel de arnica que no sabía para qué servía pero tras una búsqueda en internet resulta que es para los golpes.
  • Un chupete de NUK para niños a partir de 6 meses.
  • Un bolígrafo.
  • Descuentos y propagandas varios de Boiron, Mothercare y Toys're us.


En la zona de compras, también había una zona de juegos, cambiadores y un par de sillones como zona de lactancia. En la zona de lactancia (apartada con un biombo) tenia incluso botellas de agua para asegurar la buena hidratación. Los cambiadores (tanto de la zona de cambiadores como los que estaban en los baños) contaban con toallitas e incluso pañales de modo que estaba muy pero que muy bien.

En cuanto a las charlas y talleres, solo asistimos a una charla ya que una bebé de 7 meses te limita un poco en este sentido. Lo cierto es que la charla mereció mucho la pena, solo con eso, ya habría quedado contenta. La charla era sobre el acompañamiento emocional durante la maternidad (desde el embarazo a la primera infancia) y estaba impartida por una psicóloga y antropóloga y por una comadrona. Considero que explicaron muy bien las consecuencias de no poder expresar los sentimientos que se tienen durante el embarazo (que parece que siempre hemos de estar felices y radiantes), el parto y el post-parto (que como tienes un bebé, todo ha de ser de color de rosa). Hablaron sobre la gran medicalización que sigue existiendo hoy en día en el embarazo y el parto y como, según el parto de la mujer, puede variar su relación con el bebé. Entonces llega el post-parto y con él, el abandono, precisamente en un momento muy delicado para la mujer y que puede ser muy importante también para el bebé y la relación entre ambos.

Supongo que solo venía a confirmar lo que ya nos dice nuestro sentido común pero me gustó oírlo de expertas. Después de la charla, turno de preguntas y comentarios que ambas contestaron con paciencia y rigor.

Si todas las charlas fueron en este sentido, creo que el evento era una buena oportunidad de información. También había charlas de blogueros pero no pude asistir porque las que me iban bien por horario, ya no tenían plazas así que me quedé con las ganas, quizá la próxima vez.

domingo, 13 de marzo de 2016

Árbol genealógico

Hoy os traigo una pequeña manualidad que hicimos para la habitación de I (la bebita). La idea es que a medida que crezca, vaya viendo las fotos de sus familiares más cercanos y aprenda así a reconocerlos.

Os dejo la foto, veréis que algunas fotos están pixeladas y algunos nombres no están. Esto es porque he decidido borrarlos por respeto a la intimidad (que no soy nadia para obligar a salir en la foto nunca mejor dicho).


Es algo tan sencillo como recortar una hoja de goma eva con la forma que queráis. A nosotros nos iba bien la nube porque la habitación de I tiene temática celeste. Una vez lo tengáis solo hay que recortar las fotos en círculos (podeis marcar las líneas con algún objeto redondo) y pegarlas con cinta de doble cara. Os recomiendo que antes os hagáis un boceto en la goma eva para saber dónde colocar cada cosa y cuánto espacio os va a ocupar.

¡Y listo! Podeis ir explicandole a los peques quién es cada persona. Nosotros nos hemos marcado renovarlo cada año para que vea los cambios (sobre todo los suyos).

Esta semana he ido al evento de todopapas en Barcelona y también he empezado un curso relacionado con bebés (el espai nadò que significa espacio bebé). Se que esto último lo hacen en varias ciudades así que ya os iré contando que tal va y en la próxima entrada os hablaré del evento de todopapas.

domingo, 6 de marzo de 2016

10 puntos para entender el duelo de los más pequeños

La semana pasada fui a una charla sobre duelo infantil que impartieron dos psicólogas. Lo cierto es que en gran parte, sirvió para confirmarme algunas ideas que tenia sobre cómo tratar la muerte con los niños.



En nuestra sociedad (aunque creo que es algo más propio de la cultura Española que nada) la muerte sigue siendo un gran tabú. Si se puede evitar hablar de ella y del dolor que comporta, pues mejor y esto lo digo por experiencia propia ya que después de pasar por un aborto, la mayoría de personas intentan actuar como si no hubiese pasado nada (así no es necesario afrontar que has perdido a un ser querido).


La cuestión es que como este tabú pasa de generación en generación, cuando hemos de explicarle a nuestros hijos lo que es la muerte, no sabémos muy bien como hacerlo y esto es lo pretendia solucionar esta charla.

Iré por partes:


Lo primero que hemos de tener en cuenta es la edad del niño en cuestión para saber hasta dónde pueden entender el concepto de la muerte. Se diferenciaban 3 franjas de edad:

  1. De los 3 a los 6 años: Empiezan a entender la irreversibilidad de la muerte pero no del todo aunque si pueden entender que el cuerpo deja de funcionar. Se debe explicar lo que es la muerte y poner una causa a la misma aunque aún no sean capaces de comprender gran parte de lo que implica.
  2. De los 7 a los 10 años: Ya entienden que la muerte es un proceso irreversible y a finales de esta etápa pueden comprender que también es universal y que incluso ellos pueden morir. En esta etápa es habitual que se preocupen especialmente por la gente cercana y que se muestren ansiosos ante la separación ya que temen la muerte de la persona querida durante la separación.
  3. De los 11 a los 13 años: Su percepción de la muerte es muy similar a la de un adulto. Entienden que es algo irreversible, universal, absoluto (todo el cuerpo deja de funcionar) y causal.
Explicaron cuestiones a tener en cuenta en cada una de las etápas pero yo os resumiré unos cuantos puntos que a mi parecer son importantes y que creo que se pueden aplicar de forma practicamente global:

Punto1:

Lo que a mi parecer es el punto más importante: hablarles de la muerte antes de que nos veamos obligados a ello; es decir, antes de que haya una muerte cercana al niño. Esto tiene especial sentido si pensamos en que quizá cuando vivamos una muerte, nuestro estado puede no ser el mejor para explicarles a nuestros hijos lo que implica. 


Para tratar el tema con nuestros hijos nos dieron varios recursos como utilizar el ciclo vital de una planta, los juegos simbólicos o varios libros de los que nos dieron una muestra que os dejo en la foto siguiente:





Punto 2:

No se debe quitar importancia a los sentimientos del niño, ya se haya muerto su padre, su abuela o su pez de colores. Para ellos cualquiera de estas muertes es una gran pérdida.

Punto 3:

Buscar una persona de referencia. Creo que es algo que habríamos hecho por lógica pero esto lo confirma. La idea es sencilla, buscar a una persona (o más de una) que no este excesivamente afectada por la muerte y que pueda atender al niño si necesita salir a jugar, comer o si quiere preguntar algo o necesita consuelo. La figura puede ser cualquier persona con la que el niño tenga confianza (desde uno de sus padres hasta un amigo de la família pasando por tios y/o abuelos).



    Punto 4:

    En según que edades tendrán montones de preguntas que se deberían contestar pacientemente. Es probable que repitan varias veces la misma pregunta o similares a lo largo de un tiempo.

      Punto 5:

      Se deben evitar explicaciones demasiado imaginativas respecto a la muerte ya que pueden provocar malentendidos en los niños. Cosas como: "mamá se fue al cielo" pueden hacer que el niño se pregunte por qué no baja y si es que no quiere estar con él. Esto puede hacer incluso que el niño piense que es culpa suya (por su comportamiento por ejemplo). Si se quieren usar estas explicaciones es importante que quede claro que la persona no ha elegido esa situación y que además, su cuerpo ya no funciona y lo que se ha marchado es su espíritu, alma,... ¡Imaginaos la confusión del pobre niño al que se le explica que su madre esta en el cielo y ve como entierran su cuerpo!

        Punto 6:

        Es posible que el niño este llorando sin parar y que al cabo de un rato este saltando y jugando en el parque. Es su forma de afrontar el duelo.

          Punto 7:

          Se deben evitar frases como: "fue al hospital y murió" o "murió porque se puso malo" ya que puede provocar que el niño se ponga en lo peor cada vez que alguién cercano se ponga malo o necesite ir al hospital. En lugar de eso se debe exagerar la causa diciendo cosas como: "murió porque estaba muy muy muy malo" o "fue al hospital porque estaba muy enfermó y murió allí".

            Punto 8:

            Se debe permitir que el niño lleve a cabo un ritual de despedida que no ha de ser necesariamente asistir al velatorio o al entierro. Pueden ser cosas como hacer un poster con fotos, escribir una carta y quemarla, llenar una caja con recuerdos y enterrarla,... Adaptando el ritual a la edad y al niño (a los más grandes es mejor dejarles elegir).



              Punto 9:

              Volver cuanto antes a la rutina del niño. Eso no implica olvidar lo sucedido pero que el niño vuelva a tener sus horarios ayuda.

                Punto 10:

                Notificar al colegio y a todas las extraescolares la pérdida para que puedan entender comportamientos como la falta de concentración, los cambios de humor, el llanto,... Vuelvo a decir que da igual que la muerte en cuestión haya sido la de su pez de colores.



                  Espero que esta información os resulte útil para tratar un tema tan delicado como la muerte con los más pequeños.