sábado, 27 de febrero de 2016

Yo mataré monstruos por ti



Si os interesa el libro, la imagen es un enlace a amazon.

Una amiga nos regaló este libro para la bebita hace tiempo. Desde hace ya un tiempo, intentamos crear una rutina de antes de acostarse (en otra entrada ya os contaré el poco éxito de esto) y entre otras cosas, dedicamos un ratito a leerle un cuento a la peque de la casa.


Pues bien, debo admitir que por ahora, este es uno de mis favoritos. La idea es sencilla: una niña que teme que por la noche, los monstruos la secuestren y la lleven a su mundo. Con este temor acude a su padre, que la consuela y le explica lo que es el miedo. Por otro lado, tenemos a una niña monstruo con los mismos miedos y un padre monstruo que le explica que solo debemos temer al miedo.


Me parece un libro maravilloso para que los niños entiendan la tolerancia (la niña humana y la monstruo son iguales en sentimientos aunque muy distintas en aspecto) y para explicarles que no han de temer a las noches, que ahí están sus padres para ayudar a los pequeños a no temer y que solo han de tener miedo de su miedo.


¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido?

lunes, 22 de febrero de 2016

Baja maternal: lo que queremos hacer y lo que hacemos en realidad




¿Os ha pasado también ha vosotras que cuando se acercaba el momento pensabais en lo que haríais aprovechando la baja maternal? Cosas como: practicaré inglés, me pondré al día con algo que tenia pendiente de hace tiempo, leeré esos libros que tengo en la estantería desde ni se sabe cuando,... Y un montón de cosas más porque claro, a pesar de que los bebes lloran, por alguna extraña razón, siempre pensamos que nos dejarán hacer cosas.

Es más, en el último trimestre de embarazo, no solemos poder hacer nada pero claro, no pasa nada porque luego estaremos unos 3 meses y medio de baja (si la disfrutamos completa claro) así que ya podremos hacer todas esas cosas (muchas veces referentes al bebe).

Y llega el día, te pones de parto y tienes a tu bebé (ojalá fuese tan simple verdad) y llegas a casa con tu pequeño. ¿Y que pasa entonces?

Pues pasa que te das cuenta de que el bebé pide mamar cada 2-3h (o el biberón que para este caso es lo mismo) y cuándo acaba de mamar toca dormir pero claro, no iba a ser tan fácil. Hemos de ayudar al bebé a dormir y no siempre es fácil. Así que cuando el bebé comienza a llorar, comenzamos a descartar posibilidades: el pañal, la barriga, tiene más hambre,... Le damos vueltas por la casa para que se duerma, le cantamos y cualquier otro truco que podamos haber oído. 

En fin, que al final conseguimos que se duerma y este es nuestro momento, dejamos al bebé en la cuna y vamos a hacer lo que sea pero en cuanto el bebé toca la cuna, comienza a llorar de nuevo y nosotros, con toooda la paciencia del mundo (porque es lo que tiene ser padre/madre) volvemos a empezar el proceso.

Y al fin llega ese momento en que el pequeño de la casa se ha quedado dormido y no en tus brazos (ya da igual que no sea en su cuna) y su aprovechas para hacer cosas. ¿Leer, estudiar, tejer una mantita para el bebé,... ? Para nada, en ese momento miras a tu alrededor y te das cuenta de que la casa esta hecha un desastre y como somos así, recogemos la casa en lugar de hacer aquello que queremos.

Con un poco de suerte, te da tiempo a recoger lo más superficial (fregar los platos, barrer, limpiar un poco el polvo, preparar la comida) y eso con suerte, lo más probable es que no puedas hacerlo todo porque el bebé a vuelto a despertarse (claro, ya han pasado 2h desde que comió) y todo vuelve a empezar.

Cuando al final consigues que coincida que el bebé este dormido y no haya nada urgente que hacer, entonces estas tan agotada que lo último que te apetece es ponerte a hacer cualquier cosa.

Y llega el día, casi siempre sin darte cuenta, en que se acaba la baja y no has hecho ni una décima parte de lo que querías hacer (y esto siendo optimista).

Así que si aún estáis en el embarazo, oiréis esto mucho, pero aprovechad para hacer todo lo que podáis ahora porque cuando llegue el bebé, tardaréis en poder hacerlo. Eso sí, todo tiene sus compensaciones ;)





miércoles, 17 de febrero de 2016

Ahora que come...: ¿para cuando dejar la teta?



Últimamente me he encontrado con varias personas que parecen obsesionadas con el pecho (con que mi hija lo deje vaya).


Como ya decía en la entrada anterior, decidimos introducirle los nuevos alimentos a nuestra hija directamente en forma de trozos y puesto que la bebita come muy bien, la gente a nuestro alrededor parecen tener ganas de que la bebita deje el pecho (abuela y bisabuela sobre todo).


He oído varias frases que al final acabas tomándote con resignación y sobre todo, con muuuuucha pero que mucha paciencia para explicar que la cosa no es bien bien así. Aquí os dejo algunas:


  • Con lo bien que come, dejará la teta pronto: ¿por qué? La teta es mucho más que alimento. La bebita la usa para relajarse, para dormir, para tener contacto conmigo... ¡Si hasta la usa cuando le cuesta hacer caca!  
  • ¿Hasta cuando vas a darle teta?: pues sinceramente, no lo se y no creo que necesite tenerlo planificado, ya se verá. Aunque al parecer soy la rara porque esto me lo han preguntado varias personas y varias veces. 
  • ¿Cuantas veces le das pecho ahora?: esta es la última en incorporarse al club. Ahora que la bebita empieza a bajar el número de tomas, el interés parece ser que tome el pecho lo menos posible. ¿Pero si a mí no me molesta porque a los demás sí? 
  • Pues "fulanita" le dejó de dar el pecho a los 6, 8, 12,... meses: creo que esta frase es la más típica y, por supuesto, también la he oído. "Fulanita" suele ser una hija, sobrina, nieta a la que tu conoces y que tiene un hij@ algo mayor que el tuy@ pero tampoco mucho. No me malinterpretéis, no tengo nada en contra de que "fulanita" deje de dar el pecho e incluso como si no le ha dado en ningún momento. Pero que su elección haya sido dejar de dar de mamar a los x meses, no significa que mi decisión haya de ser la misma. 


¿Vosotras también habéis tenido experiencias con estos comentarios? ¿Soy tan rara en el asunto como parezco?


viernes, 12 de febrero de 2016

Baby Led Weaning


Desde el final del embarazo, me atrajo esta manera de introducir los alimentos y estaba dispuesta a pelearme con quien fuese para poder hacerlo (aunque al final no ha requerido tanta cabezonería con los demás como pensaba). Ahora, estamos encantados con esta alimentación y si en el futuro tenemos más hijos, volveré ha estar dispuesta a pelear con quien sea para poder alimentarlo así aunque en esa ocasión no creo que sea tan necesario visto el resultado con la primera.

Quizá debería empezar por explicar que es el Baby Led Weaning (BLW) o la introducción de alimentos dirigida por el bebé. El resumen más rápido es que consiste en dejar que el bebé decida por sí mismo cómo y qué come (cantidades incluidas). Quizá pueda parecer complicado, lento o peligroso pero mi experiencia no ha sido para nada así. En realidad, consiste en volver al pasado. Ya se ha visto que la lactancia materna como la entendían nuestras abuelas (a demanda) es lo mejor, y también que los partos menos medicalizados son mejores que los que lo están. Entonces, ¿porque no hacerlo también con la alimentación del bebé? 

Tuvimos la suerte de encontrar una enfermera que esta de acuerdo con este método y por tanto, no han sido necesarias peleas o mentiras. Eso si, no todo el mundo lo ha llevado tan bien. Los principales contras que nos han comentado han sido:

  • ¿Y no se atraganta?: Esta es la principal, cada vez que alguien ve comer a nuestra hija por primera vez, surge esta pregunta. Sí, si se atraganta (que no se ahoga) aunque eso es lo bueno. El bebé aprende a controlar la ingesta y si un alimento se le escapa hacia la garganta, el reflejo de arcada lo expulsa de la boca. Los bebes tienen el reflejo de arcada más cercano a la boca que los adultos por lo que cuando vemos que tienen una arcada, en realidad, ni siquiera ha llegado a obstruir la respiración. Vaya, que no hay peligro si dejamos que sea el bebé el que se lleve la comida a la boca y controle las cantidades que se introducen en la boca.
  • ¿Y no va muy lento?: Esa no es mi experiencia aunque supongo que depende del caso. En mi caso, la bebita tarda como mucho unos 10min más que nosotros en acabar de comer. Supongo que teniendo en cuenta que el bebé come menos cantidad que nosotros, aunque coma más lento, acabará tardando aproximadamente lo mismo que nosotros.
  • ¿Y no ensucia mucho?: Pues no se que decir, se de mujeres que han optado por dar la papilla a sus hijos en ropa interior y el bebé en pañales porque acababan los dos llenos de papilla. En nuestro caso, sí que hemos tenido que limpiar el suelo o la trona pero no creo que sea más de lo que manchan algunos otros bebes que se alimentan con papillas En cuanto a la ropa, por supuesto que la mancha pero vuelvo a decir que no creo que represente una gran diferencia respecto a los bebes que toman papilla.
Espero que si alguien tenia dudas de empezar con este sistema esto le anime y le solucione algunas preguntas. En algún post seguiré comentando sobre el tema.

Os dejo una foto de la bebita comiendo galletas:



¿Qué experiencia tenéis con la alimentación de los peques?



miércoles, 10 de febrero de 2016

Dormir bien


Quizá a alguna os haya pasado ya. La bebita tiene ahora 6 meses y hace unos días que ha comenzado a dormir mal. Al principio pensábamos que quizá era por algo que le había sentado mal (en otro post ya os hablaré de su alimentación) o de la actividad diaria (mucho estimulo quizá).

En nuestra desesperación, buscamos libros que nos pudiesen servir (aunque al final no hemos usado ninguno) y recordé que nos habían ofrecido el libro del sr. Estivill.

Ahora viene cuando todos os habéis echado las manos a la cabeza pero podéis estar tranquilos que no, no he empleado ese método con mi hija. El caso, es que hoy he leído un comentario sobre el libro en una entrevista que al parecer ha dado este señor diciendo que él no aconseja dejar llorar a los bebes (o niños). El comentario, como es lógico, lo ponía a caldo por soltar semejante comentario pero yo he pensado que quizá podría aprovechar que el libro esta en la biblio para leerlo y saber de que quejarme. Ya os mantendré informados.

Bueno a lo que iba en mi búsqueda por internet, encontré una explicación para que mi hija empezase de repente a dormir mal y os la quiero dejar porque quizá a algun@ os pueda ayudar.

Al parecer, sobre los 6-7 meses (ya sabéis que cada niño es un mundo) los bebes hacen un cambio y pasan de tener 2 fases del sueño, a tener 5 (como los adultos). Es posible que se despierten entre fase y fase y no se puedan dormir y aquí es donde tenemos nuestras juergas nocturnas.

¿Y la solución? Enseñar al niño a dormir "solo".
¿Dejándolo llorar? Ni mucho menos. Relajándolo y dejándolo en su cuna cuando este a punto de dormirse e intentar que se acabe de dormir en la cuna. Por supuesto, si llora, habrá que repetir el proceso.

Así que la conclusión para solucionarlo es la de siempre: muuucha paciencia.

¿Os ha pasado también?

Bueno puedo informaros de que unas semanas después de esto, la bebita vuelve a dormir mejor (aunque no exactamente igual que antes pero por ahora está bien).



lunes, 8 de febrero de 2016

El porqué del nombre


Soy mamá primeriza de una niña de 6 meses y quiero compartir mi experiencia (o poca experiencia) con vosotros. Me gustaría explicar partes de la experiencia de la maternidad que no siempre son visibles y que así, otras mamas no se encuentren en situaciones que pueden parecer raras.

Empezaré por explicar el nombre de este blog ya que me parece importante.

Mi bebita es fruto de un segundo embarazo. Mi primer embarazo no llegó a término y acabo a las 9 semanas de empezar. Los bebes nacidos en estas circunstancias (después de un embarazo que acaba en aborto espontáneo) son conocidos como bebes arcoiris y ya que mi hija es un bebé arcoiris, yo soy una mamá arcoiris :).

Me parece importante explicar esto porque creo que hay muchas mujeres que pasan por esto (en estos últimos días me ha quedado más claro que nunca) y debemos enseñar que no es algo ni raro, ni malo, ni definitivo.

Más adelante ya os explicaré lo que significó este hecho en mi embarazo y también en el parto (si, también en esto me influyó).