domingo, 18 de diciembre de 2016

#RetoInfantil: árboles para felicitar las fiestas

Bueno que al final parece que llego para publicar el #Retoinfantil de manualidades con mis hijas de este mes. Hace tiempo que tenia la manualidad pensada pero como ya expliqué en el post anterior, estamos pasando unas semanas especialmente complicadas en cuando a disponibilidad y, para acabarlo de rematar, ha pasado un virus gastrointestinal por casa que ha hecho estragos así que no sabía si podría hacer la manualidad y publicarla dentro del plazo pero aquí estoy.

He decidido hacer una manualidad que sirva para felicitar las fiestas de una manera diferente a las típicas postales.


El arbolito se puede colgar para decorar la casa y por un lado hemos puesto un "Feliz Navidad" y por el otro, "Feliz 2017". Nuestra idea es llevarlos a la guardería para dárselos a las educadoras y desearles felices fiestas de esta manera, ¿Qué os parece?

Material:
  • Plástico para forrar libros (de ese que se engancha).
  • Papel de seda.
  • Rotulador permanente.
  • Silueta de árbol en papel (para usar como patrón).
  • Redondas en papel con escritos de "Feliz Navidad" y "Feliz 2017" (opcional).
  • Tijeras
  • Cordel
Procedimiento:
  1.  Dibujamos sobre el forro de libro (sobre la parte de plástico) el árbol de navidad con ayuda del patrón y cortamos el trozo de forro y otro de igual tamaño (no recortamos el contorno del árbol sino todo el rectángulo).
  2. Desenganchamos el papel del trozo que tiene el árbol dibujado y enganchamos una de las redondas con la felicitación hacia la parte que pega y luego,  trozos de papel de seda de varios colores de manera que la silueta del árbol quede cubierta.


      3. Ponemos la redonda con la otra felicitación de manera que coincida con la redonda anterior                pero esta vez, con el texto mirando hacia arriba. Una vez hecho esto, con cuidado para que no              se mueva, despegamos el otro trozo de forro y lo enganchamos encima.


      4.  Ahora recortamos por la silueta del árbol, hacemos un pequeño corte en la parte de arriba del             árbol y pasamos el cordel para poder colgar el adorno.

Perdonad por la calidad de las fotos pero no pude permitirme el lujo de enfocar bien y soy consciente de que algunas fotos están borrosas.


viernes, 9 de diciembre de 2016

#ElTemaDeLaSemana: Cosas que hacía antes de tener criaturas y que echo de menos


Qué echo de menos, ¿Por dónde empiezo? Creo que lo que más echo de menos es leer. Es algo que siempre me ha encantado pero últimamente me cuesta encontrar ratos para hacerlo y por la noche (que sería el momento ideal) a las dos páginas se me cierran los ojos así que nada. Al principio lo conseguía porque mientras dormía en brazos, ya que no podía hacer nada, aprovechaba para leer pero ahora ya se acabó la calma y la tranquilidad.

Más cosas: echo de menos salir al cine, la intimidad en el baño últimamente ya ni me ducho sola y, aunque nunca he sido especialmente dormilona, también echo de menos dormir, sobre todo esos fines de semana que la mañana empieza a las 7 porque nuestro despertador humano así lo decide.

Otra cosa es la improvisación. ¿Qué tal si salimos a comprar esto y lo otro y comemos por allí? Dicho y hecho, en un ratito estabas lista para salir. Ahora has de prepararlo todo e ir cargada con pañales, baberos, juguetes, cochecito y montones de cosas más.

Esta claro que hay muchas cosas que echo de menos de cuando no era madre pero quiero acabar diciendo que no lo cambio. Algún día nuestra pequeña crecerá y podré volver a leer, a ir al cine, a tener intimidad y a hacer todas esas cosas para las que ahora me falta tiempo pero no podría perderme sus sonrisas, sus abrazos ni sus descubrimientos. ¿A vosotros no os pasa?




sábado, 3 de diciembre de 2016

#ElTemaDeLaSemana: Preferías niño o niña?

Ante todo perdonadme porque últimamente estoy muy desconectada pero es que entre el trabajo, la preparación de las navidades, el inicio del negocio del papá arcoíris y la casa y la niña, no tiene suficientes horas el día y caigo agotada. Así que arovecho para disculparme por tener abandonado este mundo pero prometo que será algo temporal y que intentaré no abandonarlo del todo. Bueno y ahora al caso: ¿Prefería niño o niña?

Lo cierto es que he de reconocer que en mi primer embarazo me apetecia tener un niño. No hay niños en mi familia, somos 4 primas y mi único primo vive lejos, además, una de mis primas tiene una niña, la prima de mi marido tiene una niña y mi madrina tiene una niña así que ya entendeis a que me refiero.

No llegamos a saber el seco del bebé en aquel embarazo así que no sepuedo si. se cumplió pero tenia la sensación de que era un niño y así es como lola he visto siempre.

En el segundo embarazo, después de la primera experiencia, me daba igual el sexo del bebé y lo único que quería es que todo fuese bien. Este deseo sí que se cumplió y ahora tengo a una niña preciosa que no cambiaría por nada. 






jueves, 24 de noviembre de 2016

#ElTemaDeLaSemana: Acompañado... Hasta en el váter


Pues nada, creo que el título lo dice todo. Qué idílico sería que un cartelito bastase para poder tener un poco de intimidad en el baño, ¿Verdad? Pero no, bienvenida maternidad, adiós a la privacidad.

Creo que el primero en invadir mi espacio en el baño fue el gato que por las mañanas no tenia otra cosa que hacer que colarse en el baño y restregarse en mis piernas mientras una estaba haciendo su pis matutino. Después, con la llegada de la peque de la casa, una aprendió a desabrocharse y abrocharse los pantalones y subírselos y bajárselos con un bebé en brazos ya que cualquiera la dejaba (lo de dejarla en la hamaca y que me mirase mientras no era lo más agradable pero apañaba algo aunque nos duró bien poco).

Y ahora que la niña ya camina y se mueve a sus anchas... esto de ir al baño es todo un show. Si dejas la puerta cerrada, prepárate a oír gritos y golpes en la puerta hasta que te decidas a abrir. Y si dejas abierto, prepárate para intentar impedir que te redecore el baño sin levantar el culo de tu asiento porque sus mayores aficiones son desmontar el tope de la puerta y golpear con el el radiador (si la puerta está abierta, una vez dentro, ella se encarga de cerrarla) y vaciar mi cajón del baño (del que ya he tenido que sacar mis lentillas, el hilo dental y cualquier otra cosa que preferiría que no recorriese el suelo de toda la casa).

Últimamente además, si entras al baño a lavarte las manos por ejemplo, también te sigue (esto estaba claro) pero cuidado si lleva algo en las manos porque, ¿Sabéis dónde irá a parar? ¿Lo adivináis? Pues sí, al váter . Así que como te despistes, el siguiente que use el baño se encuentra una sorpresa inesperada en la taza.

Bueno ya he aireado un poco mis intimidades, ¿vosotr@s también tenéis acompañantes en el baño? Creo que es algo bastante habitual ¿no?


jueves, 17 de noviembre de 2016

#Retoinfantil de noviembre: hojas pintadas

Me hacía mucha ilusión poder participar en algún reto de manualidades así que me he liado la manta a la cabeza y me he atrevido a hacer algo con mi hija (15 meses).

El reto consistía en hacer alguna manualidad utilizando elementos de otoño. Como mi hija aún es muy pequeña, me he decidido por algo muy sencillo y hemos pintado hojas con pintura de dedos para decorar un rinconcito de casa que hemos dedicado a la estación del año y que quizá algún día os enseñe si logro que quede como quiero. Además de ser la primera vez que participo en uno de estos retos, he de decir que para ella ha sido la primera vez que utilizaba pintura.

Os dejo algunas fotos que hablan por si solas:







Como veis tuvimos que hacerlo en dos días pero lo conseguimos y después de poner a secar las hojas, estoy bastante contenta con el resultado:


Lo cierto es que he de admitir que este reto me ha servido para ver que ya puedo comenzar a hacer este tipo de cosas con mi peque.

¿Os animas vosotr@s a hacer algo? El reto es de manualidades con mis hijas. Si picáis sobre el nombre os he dejado el link donde además podréis ver otras manualidades del reto.





martes, 8 de noviembre de 2016

Reflexiones de cambio


Últimamente me encuentro en una situación de especial reflexión sobre mi vida. No es que planee cambiar nada (a menos a corto plazo) ni que no me guste o no aprecie lo contrario (en realidad lo aprecio mucho) pero ha habido varios cambios a mi alrededor que me han hecho plantearme cómo he llegado hasta aquí.

Ya digo que no escribo desde la tristeza ni la melancolía porque los cambios de los que hablo han sido felices sorpresas. Ya os conté que mi marido esta en proceso de montar su propio negocio (sí, aún esta en proceso porque parece que en este pueblo en el que vivo parece que a nadie le interesa alquilar su local), también ha habido varias noticias de embarazos pero sobre todo, cuando me paro a pensar, me doy cuenta de que yo misma he cambiado muchísimo. La llegada de mi hija ha hecho que comience a interesarme por pedagogías respetuosas, que me meta en el mundo 2.0 como no lo había hecho hasta entonces e incluso que me replantee mi futuro y mi formación profesional.

Así que hace un tiempo que voy pensando en esto y en qué momento he cambiado yo de esta manera y me he dado cuenta de algo. Me he dado cuenta de que el cambio llegó bastante antes de mi y hija. De hecho, me he dado cuenta de que el día 1 de noviembre hizo 3 años desde que empecé a sospechar que alguien podía estar creciendo en mi interior. Evidentemente no hablo de mi hija (solo faltaba que encima los embarazos durasen 2 años) sino de aquella personita que desapareció pronto de nuestras vidas y tan de repente como llegó.

Aquel no fue un embarazo buscado pero si que fue deseado. De siempre había tenido claro que sería madre de una manera u otra (por suerte hoy en día las opciones son bastantes) pero no era el momento que habíamos escogido y fue un pequeño shock para nosotros. Eso no significa que no deseásemos tenerlo en nuestros brazos, decidimos que queríamos seguir adelante y que en realidad, nunca íbamos a conseguir un momento ideal. El embarazo no siguió adelante y acabó muy pronto pero eso no significa que no nos marcase. Os cuento esto porque en mi reflexión, creo que fue ahí donde cambió mi forma de ver las cosas. 

Después de ese embarazo fue cuando nos planteamos seriamente por primera vez el ser padres. Es por esto que creo que realmente mi cambio empezó hace 3 años y creo que si reflexionamos un poco, muchas nos daremos cuenta de los grandes cambios de nuestra vida. Además de una reflexión, este es mi pequeño agradecimiento a aquel bebé que nos aportó tanto en tan poco tiempo y que en realidad, fue el principal instigador de que nuestra hija este hoy aquí. La fecha en que nos diagnosticaron su pérdida no se me olvida pero prefiero recordarlo en la fecha en que descubrí su presencia.

Curiosamente un año después quedé embaraza de mi hija que habría nacido 1 año después que su hermano/a pero esto es otra historia. 

Espero que este royo no os haya resultado muy pesado pero es que tengo la impresión de que a veces, esta bien parar un poco en nuestra vida y reflexionar y es que a veces, nono nos damosha cuenta de nuestros propios cambios y nuestra evolución hasta que vemos una evolución o un cambio importante en los demás. Yo soy la primera que ultimamente leo por facebook que alguno de mis compañeros de clase delpara colegio se casame o va a ser padre y me parece increible pero claro, cuando paro es cuando me doy cuenta de que ya hace más de 3 años que yo me case y que mi hija tiene ya 15 meses. Así que con la últimas noticias de embarazos (que ya van unos cuantos) y de alguna boda, he decidido parar y reflexionar.

Vuelvo a pediros perdón por el rollazo poque además escribo de corrido y sin releer demasiado ya que si no, seguramente no  publicaría nada.

¿A vosotr@s también os pasa que no os dais cuenta de vuestros cambios? ¿También haceis reflexiones de este estilo?

martes, 1 de noviembre de 2016

Tubos inspirados en Montessori DIY

Quiero empezar por aclarar que la manualidad que os enseño no es exactamente y por eso digo que son "inspirados". Según Montessori, deberían ser del mismo tamaño y con distintos colores pero yo he preferido mostrar lo que se puede hacer por si alguien no sigue esta filosofía de manera rigurosa y le spetece variar. lo que os propongo es esto:


Como veis, los tubos son de distinto tamaño. Os explico lo que he usado para hacerlo:
  • Rollos de cartón de varios tamaños. Yo he usado rollos de papel de cocina, papel higiénico y un rollode papel de los grandes (tipo industrial).
  • Cola blanca.
  • Cartón.
  • Pinturas de colores.
Lo primero que haremos es conseguir el cartón, yo aproveché el lateral de una caja de cartón que utilicé para otra cosa pero podéis utilizar cualquier cartón de tamaño adecuado.


Pintamos los tubos. Yo pinté el tubo más ancho de amarillo y de los otros, uno de cada de rojo y uno de cada de verde pero es solo una idea y podéis pintarlo como prefirais.


Ahora toca engancharlo todo al cartón. yo he utilizado cola blanca y queda bastante bien pegado.



 Cuando esté todo enganchado quedará como la foto del inicio:


Al principio podéis usarlo con niños pequeños para que aprendan la idea de permanencia. El hecho de que algo entre por un lado, desaparezca y luego aparezca y caiga por el otro lado les hace mucha gracia.

Cuando crezcan, podéis usar elementos de varios colores iguales a los de los tubos para que aprendan los colores.Podéis usar pompones o pinzas de colores y lanzar el amarillo por el tubo amarillo, el verde por el verde,... Recordad que podéis poner más colores o cambiar los que he usado yo.

Espero que os haya gustado y que os animeis ha hacerlo para vuestros peques.

lunes, 24 de octubre de 2016

Duelo gestacional

Este mes es el mes del duelo gestacional y perinatal y lo cierto es que, aunque me ha costado encontrar un momento, no podía dejar que se escapase este mes sin hablar del tema.

Creo que esta foto de "era en abril" lo dice todo.


Por desgracia, en  España, la muerte sigue siendo un tema tabú para muchas personas. Cuantas veces habremos oído explicarle a un niño que una persona cercana ha fallecido como que esta dormido o que se ha ido al cielo. Que no me meto con las creencias de nadie, que se lo podemos explicar desde el punto de vista que queramos pero hay que explicar a ese niño que esa persona no va a volver, que si está en el cielo nos verá desde allí pero no podrá bajar. Lo del duelo infantil os lo explicaba en este otro post. También he oído como le decían a una mujer que se acababa de quedar viuda, en el velatorio de su marido, que aún era joven y que puede rehacer su vida.

El caso es que nos cuesta mucho ver que otra persona esta triste y asumir que lo mejor para ella es precisamente eso, estar triste. Y si encima, el duelo se debe a una persona que no vivió fuera de su madre o que lo hizo durante un periodo de tiempo muy breve, entonces si que nadie entiende nada porque al final, por qué vas a llorar por alguien a quien no conoces apenas? Pues por una sencilla razón, porque desde el día en que el test de embarazo fue positivo, esa persona ha sido mi hijo/a y eso es así le pese a quien le pese.

En mi caso, hace ya casi 3 años que perdí mi primer embarazo, fue en una visita de rutina, la primera de hecho, me hicieron una ecografía y vieron que no había latido. Lo comprobaron después de un rato (y un zumo después) y nada de nada. Fue así de simple, no hubo sangrado ni ningún otro síntoma. La ginecóloga me expuso las opciones y me decidí por un legrado que en aquel momento me pareció la mejor idea (creo que si volviese a pasarme escogería otra cosa pero no me arrepiento de aquella elección).

Esto sucedió un 11 de Diciembre lo que significa que durante las fechas navideñas tuve que soportar las reuniones familiares con las consecuencias preocupaciones sobre el útero de la mujer recién casada. También he de decir que a los pocos días del diagnóstico y el legrado (me lo hicieron el mismo día) murió mi abuelo. Era una muerte esperada pero no por ello menos dolorosa aunque debo admitir que en mi caso, como era una persona "real" (es decir que había vivido en el exterior de un útero) pude llorar por los dos sin que nadie me hiciese demasiadas preguntas (porque claro, lloraba por mi abuelo).

A pesar de esto, me considero una persona afortunada. No por haber perdido a mi bebé por supuesto pero sí porque tuve a personas a mi lado que entendieron mi situación y me permitieron vivir mi duelo. He oído historias increíbles sobre médicos en estas situaciones y yo misma he sufrido el poco tacto de algún médico pero la ginecóloga que me atendió, me hizo incorporarme y me toco el brazo para darme la mala noticia, me dijo que quizá el embarazo no saliese adelante. Más tarde, cuando se confirmó, fue la primera que me dijo que fuese a casa para poder asimilar la noticia (estaba en shock y lo supo ver) y que llorase todo lo que necesitase. En mi segundo embarazo, el primer control fue para mi un momento difícil y esta misma ginecóloga que me atendió lo supo al instante y se mostró muy comprensiva.

Me siento afortunada porque mi marido, mi madre, mi hermana y alguna amiga (tampoco puedo decir muchas) me entendieron y me apoyaron tanto en el duelo por la pérdida como en los nervios y miedos durante mi nuevo embarazo.

Creo que poco a poco somos más conscientes de que las perdidas durante el embarazo y al poco tiempo del nacimiento requieren un duelo aunque por desgracia, sigue habiendo mucho silencio alrededor de una pareja que ha sufrido una pérdida porque claro, "hay que evitar el tema". Lo siento pero esto no es así, si la persona quiere hablar del tema, lo mejor es dejar que explique y os diré una cosa, el lenguaje no verbal en estos casos es más importante que el verbal. Un abrazo puede ayudar mucho sobre todo si lo comparamos con un "no te preocupes" "eres joven y podrás tener más"...

Así que la próxima vez que alguien os diga que perdió a su bebé durante el embarazo o a los pocos días de nacer probad lo siguiente: decid "lo siento mucho", abrazad si tenéis confianza suficiente y preguntad "¿Cómo estas tu?" y si no es demasiado pedir, escuchad lo que os dicen, que aunque para vosotros la persona que a muerto seguramente no significaba nada, para la persona que tenéis delante era alguien muy amado.

Iba a hablaros de lo que pasa con el tiempo pero creo que lo dejaré para otro post que este me parece que ya me ha quedado suficientemente largo.

viernes, 21 de octubre de 2016

#TemaDeLaSemana: Lo que más me gusta de mis peque

Lo que más me gusta de mi pequeña I es sin duda su sonrisa. Cuando sonríe se le ilumina la cara entera y conquista a cualquiera y no lo digo yo porque sea su madre sino que cuando vamos por la calle y se fija en alguien no hay quien se resista, los tiene a todos comiendo de la palma de su mano. En especial debo decir que me encanta cuando sonríe porque nos ve a su padre y a mí darnos muestras de cariño: un beso o un abrazo y cuando te giras ves a la pequeñaja con una sonrisa de oreja a oreja y mirándonos fijamente. En esos momentos me la comería porque no se cómo puede entender tan bien lo que significa una muestra de cariño entre sus padres.

Otra cosa que he de admitir que también me gusta mucho (y a quién no le gustaría) es la inteligencia de su mirada. Cuando algo le interesa, lo mira, lo observa detenidamente y, antes de que te hayas dado cuenta, ya ha aprendido cómo conseguir lo que quiere. Así que ya no nos sirven los seguros de las puertas de los armarios, hemos tenido que cerrar el baño porque tira cosas por el váter, si te despistas sube y baja los escalones del tobogán o de la entrada de casa,... pero también es verdad que a sus 14 meses, guarda sus zapatos, limpia el polvo y barrería si no fuese porque la escoba es el doble de alta que ella.

Por supuesto hay muchas otras cosas que me encantan de mi hija y estoy deseando descubrir muchas más pero este post ha de acabar en algún momento verdad?


miércoles, 19 de octubre de 2016

Best Blog

Me hace mucha ilusión esta entrada ya que nunca pensé que con el poco tiempo que llevo por estos mundos de bloguers, alguien me reconocería y apreciaría de esta manera así que ante todo, muchas gracias mamá sin red.

He de deciros que es la segunda vez que escribo este post ya que al parecer a blogger no le ha gustado demasiado y al ir a modificarlo se ha borrado así que lo siento si no muestro toda la emoción que debería pero pensad que esta mezclada con un pequeño cabreo porque estaba muy contenta con mi trabajo.En fin, dejemos el tema y allí voy de nuevo.

¿Qué puedo explicaros de mamá sin red? Pues que la conozco de hace relativamente poco tiempo pero que me parece que explica las cosas con toda la naturalidad que se puede pedir sean buenas y bonitas o malas y difíciles de explicar y solo por eso, ya se merecía la nominación. Os dejo aquí su enlace para que podáis entender lo que os digo y podáis ver como desborda pasión por los cuatro costados: https://mamasinred.blogspot.com.es/

Ahora me toca responder a las preguntas:

¿Por qué escribes un blog?

La razón es que cuando sufrí el aborto en mi primer embarazo y después volví a quedarme embarazada y descubrí que era una niña, comencé a pensar que tenía que dar a conocer lo que implica una perdida como esa (aunque sea de pocas semanas) para que otras mujeres como mi hija en un futuro, entiendan que puede pasar y que es algo doloroso. Al final, decidí que una buena opción sería un blog y una cosa llevó a la otra y ahora ya no solo hablo de ese tema sino que también incluyo otros muchos temas que me tocan o que creo que deberían conocerse más.

¿Cómo elegiste el nombre?

El blog nació de la experiencia de perder a mi bebé antes de nacer pero también hablo de mi hija así que pensé que si ella era mi bebé arcoíris, por lógica yo era su mamá arcoíris y una buena forma de incluir a mis dos bebés en el nombre era esta así que de esta manera nació: mamá arcoíris.

¿Cuál ha sido el momento más difícil como padre/madre?

Mi hija aún es muy pequeña así que creo que todavía me queda mucho por vivir pero una de los momentos que recuerdo como más duros fue mi segundo embarazo. Después de perder un embarazo se hace bastante duro volver a afrontarlo todo.

Tu lugar de ensueño o de paz

Cualquier parque, bosque o camino en el que pueda perder de vista la ciudad y sus ruidos y este rodeada de árboles.

¿Tienes algún muñeco, pulsera o ropa que te de suerte?

No, no me considero nada supersticiosa así que no tengo nada del estilo.

¿Qué profesión querías tener de pequeño?

Quería ser maestra de infantil y se podría decir que no me he desviado tanto ya que sigo en el campo de la educación como profesora de secundaria. Lo que si que es cierto es que ahora no me vero metida en una clase con 20 niños de menos de 5 años.

¿Cuál es ese hobby o afición que muy poca gente sabe? o tu don secreto

Creo que a estas alturas la mayoría de gente de mi alrededor sabe que me gusta la fantasía y los super héroes (depende un poco de cuales por eso). Vaya, que soy un poco friki. Así que creo que esto ya no cuela como afición que nadie conoce pero bueno hasta no hace mucho era así.

Como don, soy muy intuitiva y a menudo, decido si una persona me gusta o no al poco de conocerla. El caso es que pocas veces he tenido que cambiar mi opinión posteriormente porque me han demostrado ser exactamente lo que pensaba. También soy bastante capaz de saber el estado de ánimo de una persona.

¿Cambiarías de ciudad, qué es lo mejor y lo peor que tiene la actual?

En un principio no cambiaría porque me gusta mucho la ciudad donde vivo pero claro, siempre hay circunstancias que te pueden hacer cambiar de idea.
Lo mejor de mi ciudad es que, a pesar de tener todo lo que necesitamos sin necesidad de coger el coche, sigue manteniendo cierto aire de pueblo. Y esto os parecerá un poco tonto quizá pero una de las cosas que más nos gusta es que si sales un domingo a pasear por la calle, hay gente! En las ciudades de donde venimos mi marido y yo esto no pasa así que nos encanta.
Lo peor es quizá que para ir al cine hay que coger el coche aunque también es verdad que ahora mismo lo de ir al cine con una niña de un año y poco es todo un lujazo.

¿Cómo habéis elegido el nombre/s de vuestro/s hijo/s?

En nuestro caso hicimos una lista de los nombres de niña que más nos gustaban añadiendo los nombres que nos gustaban a los dos. Buscábamos nombres cortos y, en mi caso sobre todo, que no fuesen de esos que llamas al niño y se giran 20 personas. Después fuimos eliminando hasta que nos quedamos con 2 y al descubrir que uno de ellos tenia la misma procedencia que mi nombre y que su santo era el día del cumpleaños de mi marido, fue como si lo hubiesen creado para nosotros.

Algún defecto que te de mucha vergüenza... (no hace falta que cuentes cual eh??) y uno que te haga sentir orgullosa

Me da vergüenza lo negada que soy para la música. Me encantaría poder disfrutar de una buena canción o poder tocar un instrumento pero nada oye. Además, no es que tenga una gran sincronía en mi cuerpo así que el baile tampoco es lo mio.

Me siento orgullosa de ser independiente y diréis, ¿eso es un defecto? Bueno, la cuestión es que a veces soy tan independiente que también soy muy "despegada", no soy una persona especialmente cariñosa y me encanta tener mis ratos e incluso días de soledad aunque claro, con la llegada de I todo esto ha cambiado un poco (o mucho).

¿Tienes alguna fobia?

Tengo miedo a las alturas aunque lo cierto es que poco a poco lo voy superando (más me vale porque vivo en un piso 12) pero según como sea la caída me quedo completamente paralizada e incluso puedo llegar a marearme.

¿Cambiarías algo de tu vida?

Me encantaría tener una casa más grande, cobrar más y ese tipo de cosas pero en esencia me gusta mi vida tal y como es. Tengo un trabajo que me gusta y una familia a la que quiero muchísimo aunque tengamos nuestros más y nuestros menos. Además, soy de las que piensa que todo lo que hemos vivido (bueno y malo) nos ha llevado a donde estamos ahora así que no cambiaría nada.

Y ahora... mis nominados:

Por último, las preguntas para los nominados:
  • ¿Cómo nació tu blog?
  • ¿Qué te anima o te motiva para seguir escribiendo?
  • ¿Cuál es tu mejor cualidad?
  • ¿Cuál es tu plato o comida favorita?
  • Si no tuvieses que tener en cuenta la formación, ¿Cuál sería tu profesión ideal?
  • Si pudieses viajar a cualquier parte del mundo ¿Cuál elegirías?
  • ¿Qué juguete te habría encantado tener?
  • Sin contar a tus padres, ¿Qué persona o personas han influido más en ti?
  • ¿Cuál es tu recuerdo o recuerdos más importantes?
  • ¿Qué pregunta te habría gustado que te hiciera?
Mientras escribia este post por primera vez, me he dado cuenta de que no sigo el blog de ningún papá (o al menos no lo recuerdo) así que he decidido poner remedio y buscar alguno para empezar a leer. ¿Me recomendáis alguno porfa? Muchas gracias! Y muchas gracias de nuevo a mamá sin red.

jueves, 13 de octubre de 2016

Comienza la guardería

He estado esperando para escribir este post a que I fuese a la guardería unos cuantos días bien y pudiésemos dar por finalizada la adaptación. Esto ocurrió la semana pasada pero entre mocos, fiebre y festivos, no he podido escribir antes.



Os cuento cómo va el tema de la adaptación en la guardería de nuestra peque. Ella empezó el día 8 de setiembre y los primeros 2 días (comenzó un jueves) solo fue 1h a clase con 2 compañeros. La maestra dividió a los niños en tres grupos (en realidad escogimos los padres el grupo) y a cada grupo se le asignó una hora. Durante estos dos días, la idea es que la niña pudiese estar con sus padres y en la guardería para que pudiese crear nuevas figuras de confianza (las maestras) y se pudiese familiarizar con el ambiente. Así que estos primeros días estuvimos casi todo el tiempo los 3 en la clase (I, su padre y una servidora) y la peque se quedó sola unos 10 minutos más o menos en los que no paraba de llorar.

La semana siguiente continuamos con el mismo patrón pero fuimos aumentando el tiempo que pasaba sola en la guardería y a finales de semana, también aumentamos el tiempo total (el que pasaba con nosotros sumado al que pasaba sola). He de decir que el hecho de encontrarme a mi hija llorando cuando iba a recogerla y que me dijesen que había estado así todo el tiempo sumado a mucha desinformación por parte de la guardería sobre cuando comenzaría el periodo escolar y quien sería la tutora de mi hija, hizo que me replantease muchas cosas. La suerte fue que la tutora nos cayó bien en seguida a los 3 y el mismo día que la conocimos (en la reunión) I le echó los brazos para que la ayudase a tocar un adorno que estaba colgando del techo. Nos pareció una persona bastante flexible y relajada en lo que se refiere a los niños así que ya nos iba bien que con todo lo que nos habían dicho aún veíamos que tendríamos que ponerle chupete a la niña y comenzar a darle purés aunque seguramente antes la habríamos cambiado de guardería.

La segunda semana completa, la cosa empezó a variar un poco y cuando la íbamos a buscar ya no estaba llorando aunque siempre estaba en brazos de alguna de las maestras y no jugaba pero algo es algo y parecía que la cosa empezaba a encaminarse. En este punto empezó a resistirse un poco a entrar a clase cosa que no había hecho antes pero que era de esperar ya que ahora ya sabía a qué iba.

Y por fin, la última semana de setiembre, se produjo un cambio. Como ya no lloraba, la maestra nos dijo que la llevásemos más tiempo y hacia finales de semana empezamos a conseguir que estuviese tranquila y jugando al llegar nosotros. Es más, al final de esa semana, ya se quedaba en la guardería sin llorar y al recogerla, venia hacia nosotros con una sonrisa de oreja a oreja y, en más de una ocasión, con algún juguete en la mano que quería compartir con nosotros. Así que sí, desde entonces y salvo un par de días que han sido la excepción, se ha obrado un milagro y yo tengo mi teoría y es ¡Que nuestra pequeña I ya anda!

Quizá os parezca una tontería pero fue empezar a coger soltura con los andares y dejar de llorar en la guardería así que bienvenido caminar aunque eso significa que ahora llega más fácilmente a los sitios y que es capaz de transportar objetos de manera que llevamos unos días en que el cesto de la ropa sucia se ha convertido en una caja de sorpresas (por ahora es su escondite favorito para los juguetes aunque no puede cogerlos una vez los ha metido) pero esto es otra historia. 

Voy a aprovechar para explicaros algunas cosas que me gustan de la guardería:

La primera es que aunque no utilizan al 100% la metodología Montessori, si que han introducido pequeñas cosas como la posibilidad de que el niño elija lo que quiere hacer (aunque también hacen actividades en común), tienen algunos elementos de esta metodología como pueden ser los espejos bajos, los paneles con varios tipos de cerraduras o un colchón en el suelo por si alguien quiere descansar. En el caso de I no se queda a comer pero se que en la comida usan utensilios normales y no de plástico o metal. También utilizan muchos materiales reciclados para el juego que aunque no es metodología Montessori propiamente, a mí me encanta que sea así para que se acostumbren a los diversos tactos y tamaños.

Me gusta la relajación que tienen con respecto al "control de los niños" y como se respeta la independencia de los niños. Nosotros en casa también optamos por esto y, a menos que sea un peligro real para I, dejamos que experimente con lo que encuentra y no la seguimos si decide marcharse de la habitación donde estamos para ir a otro lugar de nuestra casa. Ella sabe perfectamente donde estamos y nosotros sabemos que a excepción de la cocina, el resto de habitaciones no contienen peligros así que me gusta que tengan esta idea de crianza relajada.

Me gustó la tutora de I porque no tuvo problemas en admitir que nuestra hija no llevase chupete, que comiese sólidos y no papillas o purés y que durmiese siesta por la mañana (aunque desde que empezó la guardería ya no lo hace). Tomó nota de todas estas cosas y más (literalmente) y ya está. También puedo percibir algunos días un olor en el pelo de mi hija que no es el mio ni el de ella que aún no usa colonia de mujer así que deduzco que si le ha hecho falta, la ha tenido en brazos el tiempo necesario.

Por último, también me gusta que cada día nos escriban en la pizarra de la entrada de la clase lo que han hecho nuestros hijos (algo general claro está) ya que nos permite tener algo más de vínculo con ellos ahora que aún no pueden explicarnos nada de forma que lo entendamos (que la niña hablar habla solo que a su manera).


Evidentemente, no todo lo en la guardería me gusta y, sobre todo, me molesta la desorganización y la poca información que nos han dado en asuntos como la fecha de comienza del periodo lectivo o el calendario pero prefiero centrarme en lo positivo y si os soy sincera, acabo de darme cuenta de que escribir esto me ha ayudado a serlo.

¿Vuestros hij@s fueron a la guardería? ¿Tuvisteis periodo de adaptación? ¿Cómo fue?

miércoles, 5 de octubre de 2016

Hojaldre con manzana

Hoy os dejo una receta fácil, rápida y, por si fuera poco, con fruta y sin azúcar. La verdad es que a mi me ha sacado de más de un apuro que oye, es una solución rápida por si se te planta alguien en casa y no tienes mucho margen de maniobra o para esos días en que vamos escasas de tiempo pero queremos hacer algo especial.

Ingredientes:

  • Lámina de hojaldre.
  • 2 Manzanas pequeñas (o equivalentes).
  • Azúcar.
  • Agua.
Receta:

Yo compro el hojaldre hecho que no es una masa precisamente rápida de hacer y, sinceramente me da mucha pereza así que compro la lámina de hojaldre hecha y si no la voy a usar de inmediato, la congelo y la saco cuando la vaya a usar (tarda unas 3-4 en descongelarse en la nevera así que es bastante rápido y si lo dejáis fuer, más aún).

Extendemos el hojaldre y con un tenedor pinchamos toda la lámina dejando un dedo por cada lado aproximadamente para que suba la parte de los bordes pero no la parte central. Podéis aprovechar para descargar un poco de estrés si tenéis una superficie dura debajo. En mi caso tenia la rejilla del horno así que tenía que contener las fuerzas. Os ha de quedar más o menos así (pinchazo más, pinchazo menos):


Ahora cortamos la manzana en láminas finas y las colocamos sobre la zona que hemos pinchado. Si la colocáis sobre la zona sin pinchar, la manzana se caerá cuando comience a inflarse el hojaldre. Yo he utilizado unas 2 manzanas pequeñas.


Y ahora, al horno. En mi caso lo he puesto a 190ºC unos 10-15min pero como esto depende mucho del horno, lo que tenéis que mirar es que los bordes se hayan inflado y estén dorados y si queréis, podéis probar con un tenedor o un cuchillo si la manzana esta hecha. Os quedará una cosa así:


Por último, preparamos una mezcla de un poco de agua (1/4 de vaso más o menos) y azúcar hasta que veamos que el agua no puede absorber más azúcar. Con esta mezcla, pintamos nuestro hojaldre para que quede brillante y ¡Listo para comer!


Ya veis que más sencillo no puede ser. ¿Os animáis a probarlo? Si lo hacéis, contadme qué tal os ha salido.

sábado, 1 de octubre de 2016

Educar al gusto de los padres, ¿Realidad o ficción?



Hoy escribo un poco desde la tristeza y sobre todo desde la desilusión. Resulta que la semana pasada tuve una revelación y empecé a pensar que quizá no soy yo la que dirige la educación de mi hija (con esto no quiero decir que su padre no tenga nada que decir claro está que tiene el mismo derecho que una servidora). Os explico la situación.

Hasta ahora, hemos decidido que nuestra hija comenzase a alimentarse directamente con sólidos y, no es que tuviésemos un aluvión de críticas pero si que hemos tenido unos cuantos comentarios encaminados a que igual nuestra idea no era tan buena.

Después decidimos apuntar a la niña a la guardería (a empezado este curso) y aquí si que tuvimos algún reproche. Es que es muy pequeña, va a ponerse mala cada dos por tres, es que lo pasan muy mal,... Incluso nos ha salido una canguro a la que de vez en cuando hemos de recordarle que es nuestra hija y somos nosotros los que nos tenemos que hacer cargo de ella y decidir lo que queremos hacer.

Lo último es que, como mi hija ya tiene casi 14 meses, debería dejar ya la teta. Aquí ya he sido muy tajante y después de meses intentando razonar, el fin de semana pasado solté un: ¡Tomará teta hasta que me de la gana y la única que puede decir algo al respecto es mi hija!

Pero ahora que mi hija ya ha cumplido su primer año y hemos de empezar a educar y no solo a cubrir sus necesidades, empezamos a tener otro problema. Me parece bien que mi marido no este de acuerdo en todo lo que propongo, es su hija y tiene todo el derecho del mundo a opinar sobre su educación y hacer lo que el crea más conveniente para su hija. Además, solemos hablar mucho y por lo general llegamos a buenos acuerdos así que no me supone un problema.

El problema es cuando tu te decantas por un estilo de crianza y ves que a tu alrededor, nadie te sigue e incluso te toman por tonta, como si no supieses cómo has de criar a tu hija, o hacen comparaciones con otras personas para que veas lo bien que lo hacen ellos y las sandeces que tu dices. Detallo un poco para que entendáis de qué hablo:

  • En casa la niña se mueve sola de un lado a otro sin que nadie la persiga y cuando estamos en algún sitio donde tenemos confianza (casa de parientes por ejemplo) hacemos lo mismo si vemos que el sitio lo permite. El tema es que siempre hay alguien que, este en su casa o en la nuestra, no la deja ni a sol ni a sombra, por no decir que le coge de la muñeca para caminar (nosotros le ofrecemos la mano y ella decide si quiere ayuda o no), le forma un escudo protector alrededor por si se cae (los niños se caen, es inevitable y es la única forma de aprender), nos dice frases como: cuidado que la niña ha cogido esto, que esta haciendo lo otro... y no, no tenemos graves problemas de visión (un poco de miopía pero ya esta) pero si no esta haciendo algo peligroso de verdad, quizá prefiero dejar que explore.
  • Si la niña toca algo que no debe y decidimos apartarle la mano y explicarle tranquilamente porqué no ha de tocarlo, ya salta la lista de turno que suelta un: pues la hija de fulanita tocaba los cubos de basura y su madre le dio un susto para que no volviese a hacerlo, ahora da un rodeo para no pasar al lado de los cubos (soy la única a la que le parece contraproducente?) o como la niña tocaba esto y no tenia que hacerlo, le dio en la mano. No me voy a meter con el estilo de crianza de nadie pero creo que nadie puede criticarme porque mi primera opción no sea golpear la mano de mi hija (por muy flojo que le dé).
Y ahora os explico lo que me he encontrado que me ha dejado bastante desanimada. Resulta que hace un tiempo que estoy leyendo artículos y posts sobre la idea de alentar en lugar de alabar (la idea de "muy bien " para que nos entendamos) y me ha parecido muy razonable eso de hablar e incluso alabar el camino en lugar del resultado así que me he decidido a aplicarlo (aunque me esta costando horrores he de admitirlo). El problema es que las abuelas no lo aplican para nada y mi madre llegó a decirme que en su casa se le diría "muy bien" y que yo en la mía hiciese lo que me diese la gana así que os podéis imaginar. Con mi suegra ni lo he intentado ya que aún me cuesta más que entienda este tipo de cosas (lo del BLW todavía no lo tiene claro al 100%).


Y después de esto, la niña empieza la guardería y me doy cuenta de que cada pequeño paso es premiado con un "muy bien" por parte de las maestras. Así que mi razonamiento es el siguiente: mi hija pasará 5 horas al día en la guardería de lunes a viernes y 2-3 tardes a la semana con sus abuelas. Lo que deja mi aportación en algo bastante escaso me acaba pareciendo. Y el fin de semana, también vamos de visita a ver a los abuelos con lo cual, aunque la mayoría del tiempo esta con nosotros, no se hasta que punto voy a poder hacer lo suficiente.

A esto se junta la experiencia de algunos padres que me han explicado que su hijo/a a comenzado a usar más el chupete al ir a la guardería o que han cogido una determinada manía. Mi hija desde que va a la guardería, ha empezado a llorar diciendo "mama" cosa que no hacía antes, por no hablar de las costumbres que esta pillando de algún miembro de la familia. Así que mi pregunta es la siguiente: ¿Realmente los padres tenemos potestad para escoger la educación de nuestros hijos en cuanto dependemos de otros para cuidarlos? Me temo que mi respuesta es que no aunque supongo que dejar a nuestros hijos a cargo de otras personas, implica que confiamos en estas y que aceptamos en parte su educación. Aún así, yo seguiré intentando hacer las cosas a mi manera aunque puede que no sirva de mucho.

¿Vosotr@s qué creéis? ¿Realmente somos los padres los que escogemos la educación de nuestros hijos? ¿Creéis que tenemos suficiente influencia en ellos aunque pasen 5h al día en la guardería?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Caja para formas

La manualidad que os presento en este post es muy muy sencilla pero os prometo que mi hija puede pasar largos ratos jugando con ella. Os voy a explicar cómo transformar una caja de zapatos en un juguete para los niños aunque siendo sincera, si les dais la caja de zapatos sin nada, es muy probable que la abras y se pongan a jugar a hacer trasvases porque al final, creo que los que necesitamos que algo parezca bonito somos nosotros y no ellos.

Comenzamos con una caja de zapatos normal y corriente. El tamaño dependerá de la cantidad de agujeros que queráis hacer y del tamaño de los mismos. En este caso, he cogido una caja de tamaño normal de unos zapatos de adulto.


En la tapa, hacemos unos agujeros de la forma que queramos. Yo he hecho 4 agujeros redondos pero podéis hacerlos alargados, cuadrados, triangulares, ranuras,... Todo dependerá del objeto que queráis que vuestros hijos usen.


Ahora forramos la caja. Para la tapa he usado un folio blanco ya que mi idea es pintarlo y para el resto de la caja he usado un papel satinado de color azul. Los dos los he podido enganchar con cola de barra normal.


En este punto hemos de volver a realizar los agujeros en el papel ya que los agujeros de la tapa quedan cubiertos. A mí me resultaba más fácil hacer este proceso así aunque tuviese que agujerear 2 veces pero si alguien prefiere agujerearlo todo a la vez tampoco hay problema.


Y ya solo nos queda pintar la parte de alrededor de los agujeros. Yo he decidido pintar cada agujero de un color para que cuando aprenda los colores, podamos clasificar según el color del agujero y del elemento que tira en la caja. En nuestro caso hemos usado pintura de multisuperficies para pintarlo pero también podéis hacerlo con rotuladores si vais con cuidado (recordad que no deja de ser un folio). El resultado final quedaría así:


Para jugar podemos utilizar varios elementos: pinzas de la ropa de colores (las de madera las podemos pintar nosotros mismos), cápsulas de nespresso, letras o figuras de goma eva o cualquier otra cosa que se os ocurra y quepa.

Lo ideal es ofrecerle al niño los materiales y que sea él el que escoja qué usar. Si además, le ponéis otra caja aunque sea sin nada, descubriréis que se lo pasa genial pasando cosas de una caja a otra.


¿Habéis probado algo del estilo con vuestros hijos? ¿Les gustó?

lunes, 19 de septiembre de 2016

Mis 11 meses como donante de leche



Tal y como os anunciaba hace unos días en Facebook, en este post quiero hablaros de mi experiencia como donante de leche y aprovechar para explicaros qué es esto de la donación de leche y cómo funciona por si alguna de vosotras se anima o conoce a alguien a que pueda animarse a ser donante.

Yo vivo en Martorell, cerca de Barcelona, y por eso mi experiencia es con este banco de leche. Creo que todos los bancos de leche materna en España trabajan por un estilo pero se que hay algunas diferencias como el transporte de los botes por ejemplo.

Mi historia con el banco de leche materna comenzó, en realidad antes de que mi hija naciera. En una de las visitas de control a la consulta de la ginecóloga vi un cartel en el que anunciaban la donación de leche, me pareció muy interesante y decidí buscar más información. En la web del banc de sang i teixits de Barcelona explican muy bien todo los pasos a seguir y dónde puedes acudir para hacerte donante de leche.

La leche que se recoge en el banco va destinada a bebés prematuros extremos o bebés muy pequeños que tienen algún problema que hace que alimentarse de leche de fórmula no sea posible. Para estos pequeñines, poder alimentarse con leche materna puede significar una gran diferencia en su esperanza de vida. Debo aclarar que esta leche no va destinada a bebés que puedan alimentarse con leche de fórmula sin que esto implique grandes consecuencias (ya sabemos que la leche materna es lo mejor para el bebé pero hoy en día las leches de fórmula son bastante completas y ningún niño tiene grandes problemas por alimentarse así).

En realidad, esta leche del banco, solo se utiliza durante un tiempo ya que en cuanto la madre puede alimentar al bebé con su propia leche o el bebé ya puede alimentarse de leche de fórmula, deja de utilizarse la leche de banco y se destina a otros bebés. Quizá os llama la atención que he dicho que cuando la madre pueda alimentarlo, se retira la leche de banco. Esto es porque que un bebé necesite leche de banco inicialmente no implica que su madre no vaya a poder alimentarlo, es más, muchas de esta mujeres acaban convirtiéndose en donantes de leche materna ya que saben mejor que nadie lo importante que es.

El caso es que cuando un bebé nace, su madre tarda unos días en tener leche (de 2 a 7 más o menos). Un bebé nacido a término, nace con un buen peso (entre 2kg y pico hasta 4kg habitualmente) así que puede permitirse el "lujo" de perder algo de peso hasta que su madre tiene leche suficiente para alimentarlo. Todas hemos vivido ese control de peso para saber cuanto ha perdido el bebé en los primeros días y saber cuanto tarda en recuperarlo pero el problema es cuando ese bebé nace con 600-700g y no puede permitirse perder ni un gramo de peso ya que lo necesita todo para poder salir adelante fuera del vientre de su madre. Es en estos casos, mientras su madre no tiene el alimento que necesita, que se recurre a la leche de las donaciones que además puede aportar a estos bebés todas esas defensas que tanto necesitan.

Así que cuando mi hija tenía poco menos de 2 meses, llamé al hospital de Martorell ya que es uno de los centros de selección de donantes de leche y quedé con una de las comadronas para hacerme las pruebas pertinentes y ver si cumplía los requisitos para poder ser donante.

Los requisitos para ser donante son sencillos y en resumen sería:
  • No tener enfermedades contagiosas vía fluidos (VIH, Hepatitis,...).
  • No tomar medicamentos incompatibles (los requisitos son más estrictos que cuando lactamos con nuestros hijos ya que esta leche va destinada a bebés especialmente pequeños).
  • Llevar una alimentación y una vida sana (dieta saludable como la que deberíamos llevar todos, algo de ejercicio y no tener adicciones o tipo de vida en que se corra riesgo de enfermedades).
  • Mantener una higiene mínima (una ducha cada día, lavarse las manos bien antes de extraerse leche, recogerse el pelo durante la extracción,...)
Como veis no son unos criterios muy problemáticos y son bastante sencillos de cumplir. Además, la mayoría corresponden a las recomendaciones que te hacen cuando decides dar el pecho así que ya deberías de tenerlos asumidos y no debería implicar grandes cambios.

Cuando vas al hospital, lo que hacen es coger una muestra de sangre para comprobar que no sufres ninguna enfermedad incompatible con la donación y te pasan un pequeño cuestionario. Si has donado sangre alguna vez, el cuestionario es el mismo. Te explican cómo funciona el banco y te dan tu kit de donante (si creen que eres una buena candidata). El kit de donante está compuesto por un sacaleches manual Medela, una bolsa con unos 10-15 botecitos de 130ml cada uno con las etiquetas para identificarlos correctamente, instrucciones sobre como sacarse la leche (incluso explican cómo sacar leche de forma manual) y una hoja con los pasos a seguir para la donación incluyendo el número de teléfono del banco.




Así que salí del hospital con mi kit y al cabo de unos días, me llamaron del banco de leche para informarme de que mis análisis estaban bien y que podía donar leche sin problemas así que me puse a ello. En la misma llamada aprovechan para preguntar cómo te has enterado de la existencia del banco y por qué te has decidido a ser donante.




En mi caso ya os he dicho cómo me enteré y en cuanto al porqué, hay varias razones. La primera es ayudar, por supuesto, además tengo familia que ha trabajado en la unidad de neonatos y se lo importante que es para estos bebés la leche materna. La segunda, es que llegó a ser una necesidad, mi hija mamaba cada poco durante el día pero al llegar la noche, era capaz de dormir 5-6h seguidas de manera que mis pechos llegaban a dolerme y necesitaba vaciarlos. Esta claro que va bien tener algo de almacén de leche pero llegó un momento en que no sabía que hacer con tanta leche y pensé que estaba bien que alguien pudiese sacarle partido.

El procedimiento de la donación es muy sencillo:

  1. Llenas el botecito con lo que puedas obtener en la extracción (solo una, no se puede ir acumulando). Aquí has de tener en cuenta las medidas de sanidad (lavarte las manos, esterilizar el sacaleches, recogerte el pelo,...).
  2. Lo etiquetas correctamente con las etiquetas que te dan (nombre, apellidos, fechas de extracción y cantidad).
  3. Congelas el bote.
  4. Cuando tienes al menos 7 botes o han pasado unas 3 semanas, llamas al banco de leche para solicitar una recogida.
  5. Te llaman para darte día y hora en el que pasarán a buscarlo por casa (acuerdas el día y la hora claro).
  6. Vienen a casa, se llevan los botes con leche y te traen botes nuevos si quieres seguir donando.
Es importante saber que no hay un mínimo de cantidad ni de duración de la donación. No hay problema si una mujer solo puede llenar los botes a la mitad o incluso menos y tampoco pasa nada si solo se hace una donación. Todo es bienvenido y todo ayuda.

En mi caso, empecé llenando los botes hasta arriba pero en las últimas donaciones no conseguía llenarlos más de unos 30ml.

Cada 3 meses más o menos, llaman del banco de leche simplemente para saber cómo va todo, si tienes alguna duda o algún tema que quieras comentar. Ademas de esto, si lo necesitas, puedes llamar, escribir por mail (son bastante rápidos) o facebook para consultar si tienes dudas. Yo he tenido que ponerme en contacto con ellos en un par de ocasiones y siempre me han atendido perfectamente, de forma muy amable e incluso cariñosa. Lo cierto es que me han hecho sentir muy bien respaldad y cuidada así que ha sido un placer colaborar con ellos.

Con la primera donación, te envían un babero en el que pone "hermanos de leche" y que yo he guardado como un tesoro más para mi hija ya que me encantará explicarle que seguramente tiene un
montón de hermanos de leche.



La semana pasada, después de pelearme un rato con mi teta para que sacase más leche, decidí dejar de donar ya que casi no saco leche (mi hija sigue mamando pero ya se sabe que tienen una habilidad especial). No creáis que ha sido una decisión fácil. Durante 11 meses he estado donando leche y ya había pasado a ser parte de mí pero todo ha de acabar, mi hija crece y ya no mama como antes así que yo tampoco tengo la misma producción. Cuando llamé para comunicar la decisión y solicitar la recogida de mi última donación, no me pusieron ninguna pega sino que incluso me animaron.

A pesar de que por ahora no donaré más leche (nadie sabe lo que vendrá en el futuro), eso no significa que haya roto mi relación con el banco. Este escrito es parte de lo que ahora es mi colaboración, ahora me dedico a animar a otras mujeres a que se hagan donantes, ya sea a través de este blog o de algunas actividades que estoy preparando en mi trabajo en colaboración con el hospital de Martorell y el banco de leche.

Si alguna esta interesada en convertirse en donante de leche materna, os dejo esta web en la que podéis consultar los bancos de leche que existen actualmente en España de manera que podáis escoger el más cercano. Hace un tiempo escribí un post por los 5 años del banco de leche, si quieres leerlo puedes hacerlo aquí.

¿Vosotras habéis sido donantes? ¿Qué os parece la idea?

lunes, 12 de septiembre de 2016

Diestra o zurda, ¿Y qué más da?



Hace semanas que nos pasa una cosa bastante curiosa con nuestra hija y es que hay varias personas a nuestro alrededor que se han propuesto analizar a nuestra hija para saber si es diestra o zurda. Entiendo como educadora lo importante que es saber si un niño utiliza más y con mayor habilidad su mano derecha o su mano izquierda ya que si no, podemos perjudicar el aprendizaje del niñ@. Hasta aquí, todo bien. El tema es que mi hija tiene 13 meses así que lo normal a su edad es que utilice las dos manos de forma indiferente y, en cualquier caso, qué importa?

Podría entender que en la guardería observen si hay alguna predominancia de una de sus manos pero no entiendo el interés del resto de personas. No hace falta analizar si la niña coge la cuchara más con la mano derecha o izquierda, ni mirar si lanza la pelota con una u otra, ni ver con que mano se coge para incorporarse,... Además, hemos de tener en cuenta que hasta los 3-4 años no se empieza a definir la predominancia así que es absurdo intentar averiguar a día de hoy, si será diestra o zurda.

Aún así, a parte de facilitar su desarrollo una vez se vea una predominancia, no creo que sea de mucha importancia si es diestra o zurda. Por suerte, ya hemos pasado aquella época en que en España se consideraba que los zurdos eran malos y se intentaban "curar" así que si la niña es zurda, ya lo veremos.

Voy a explicaros cuatro pinceladas de mi situación familiar en cuanto a este aspecto para que entendáis un poco porqué considero que es un tema en el que no hemos de exagerar tanto:


  • Mi padre: El sí que tuvo la desgracia de ser zurdo en una época en que esto se consideraba malo y tuvieron la gentileza de hacerselo notar a palos (ya sabéis la estupenda educación Española durante el franquismo). Además, se rompió el brazo izquierdo en 3 partes por lo que al final, tuvo que adaptarse y aprender a escribir con la mano derecha (ahora ya no sabe escribir con el izquierdo).
  • Mi hermana:Ella es diestra para escribir y prácticamente para todo pero curiosamente, cuando se trata de comer, solo sabe coger el cuchillo con la mano izquierda. En realidad, el hecho de que fuese diestra, hizo que tardase mucho en poder cortar ella su comida ya que siempre le enseñaban a cortar con la mano derecha. Un día, cogió el cuchillo con la izquierda y... ¡Tachán! se obró el milagro.
  • Yo misma: En principio soy diestra pero tengo bastante estabilidad y fuerza con la izquierda. Os puedo asegurar que aunque escribo con la derecha (y lo he hecho siempre) tengo serios problemas para mantener el equilibrio si he de soltar el manillar de la bici o la moto con la mano izquierda cosa que no me pasa si suelto la mano derecha.
Ya no me pongo a mirar lateralidades de ojos, oídos o pies pero solo con estos ejemplos ya veis que puede incluso ser mejor en algunas situaciones que no se haga la clasificación como si fuese algo irreversible, que no todo es blanco o negro.


¿Vosotros cuando y como os disteis cuenta de si vuestr@s hij@s eran diestros o zurdos? ¿La gente de vuestro alrededor también tenía estas ansias por averiguarlo?

viernes, 9 de septiembre de 2016

Complicaciones en el embarazo: diabetes gestacional

Hace bastante tiempo que os debía este post. Os hablé de las pruebas para detectar la diabetes gestacional pero no de la propia diabetes así que allá vamos.

La diabetes (en general) es una enfermedad que se da cuando nuestro cuerpo no es capaz de asimilar bien los hidratos de carbono. Los hidratos son lo que convencionalmente llamamos azúcares aunque esta definición no es del todo correcta ya que la pasta, el pan, el arroz, las legumbres, los tubérculos y algunos otros alimentos se componen principalmente de hidratos de carbono pero no diríamos que llevan azúcar ni que son dulces. Los hidratos se descomponen en glucosa, que es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y por eso son tan importantes en nuestra dieta (deberían ser la base de la misma) y el hecho de no poder absorberlos correctamente puede ocasionarnos varios problemas.



Para permitir que los hidratos de carbono entren en nuestras células y podamos usarlos como fuente de energía, necesitamos una hormona llamada insulina y que es segregada por nuestro páncreas. Digamos que su función sería la de acompañar a los hidratos para que la célula los deje entrar. Las personas que padecen diabetes no producen insulina o la producen en menor cantidad de lo que necesitaría (dependiendo del tipo de diabetes es un caso u otro). El hecho de que la glucosa no pueda entrar en las células hace que tengamos más cantidad de glucosa en sangre lo cual puede provocar varios problemas a varios niveles.

En el caso de la diabetes gestacional lo que ocurre es que todas esas hormonas que tenemos recorriendo nuestro cuerpo y que nos producen tantas cosas a la vez, también pueden hacer que produzcamos menos insulina y, por tanto, que nuestro cuerpo no pueda asimilar los hidratos de carbono que necesita. Como en todas las diabetes (y en la mayoría de enfermedades) existen algunos factores que aumentan el riesgo de padecerla aunque por supuesto, puedes sufrir diabetes gestacional sin tener ninguno de estos factores de riesgo. Los factores más comunes son:
  • Familiares con diabetes tipo II.
  • Edad de la mujer, a mayor edad mayor riesgo (el criterio, como siempre, depende del especialista pero suele ser a partir de los 30-35 años). 
  • Raza, son más propensas las afroamericanas, nativas norteamericanas e hispanas (mi ginecóloga me comentó que también las chinas pero como es una aprecición personal lo pongo entre paréntesis).
  • Obesidad.
  • Diabetes gestacional en otro embarazo.
  • Haber tenido en un embarazo previo un niño con más de 4 kilos.
  • Fumar.
Posibles síntomas

Uno de los grandes problemas de la diabetes es que prácticamente no tiene síntomas y es por eso que en el embarazo se hacen las pruebas de las que ya os hablé en este post.
Algunos síntomas podrían ser la fatiga, visión borrosa, aumento de la sed, ganas más frecuentes de orinar, náuseas o cambios de peso pero como veis son muy fáciles de confundir con los síntomas de un embarazo normal. En el caso de la embarazada, nos pueden servir como posibles "pistas", un cambio muy brusco del peso de la madre (aumento o disminución) o un crecimiento anormal del bebé visto en las ecografías (que aumente mucho de peso o muy poco).

Posibles problemas para el bebé y la madre

Lo primero que hay que decir es que en la mayoría de casos la diabetes gestacional desaparece después del parto aunque para confirmarlo se suele hacer un análisis de sangre un tiempo después de haber parido. En algunos casos, la diabetes perdura después del parto y en otros, se trata de una diabetes que siempre ha estado ahí pero que no se había diagnosticado hasta el embarazo (son pocos casos pero existen). En cualquier caso, la mujer que ha tenido diabetes gestacional durante su embarazo, es más propensa a padecer diabetes de tipo II en un futuro.

Para la embarazada los problemas pueden ser los mismos que con una diabetes normal: 
  • Fatiga: Ya que los hidratos de carbono no llegan a nuestras células y no podemos usarlos para obtener la energía que necesitamos, sentiremos más cansancio o fatiga. Pensad que durante el embarazo ya se da la fatiga de forma natural (que no toda la fatiga ha de ser culpa de una diabetes).
  • Nauseas y vómitos: Recordemos que una diabetes implica que nuestro cuerpo no funciona de forma correcta y que al no poder asimilar correctamente un nutriente, lo normal es que intente eliminarlo. Una opción son los vómitos pero también puede ser a través de la orina (aumento de las veces que se orina).
  • Perdida de peso a pesar de un aumento del hambre: Nuestro cuerpo no puede utilizar la energía que proviene de los hidratos de carbono de modo que actúa de 2 maneras. La primera es que utiliza nuestras reservas de grasa para obtener energía lo que se traduce en una disminución del peso (aunque suene muy bien, no es muy buena idea). La segunda manera en que actúa nuestro cuerpo, es aumentando el apetito, es su manera de decirnos que necesita más aporte energético (aunque no servirá de nada ya que no entra en las células).
Lo que varía en este caso particular, son los problemas que puede ocasionar en el feto y el bebé. Los más importantes y comunes en una diabetes gestacional mal tratada:
  • Macrosomía: Es decir, un crecimiento desmesurado del peso del feto. Esto, a parte de implicar que un bebé nazca mucho más grande de lo que sería saludable (hablamos de relación estatura-peso), puede hacer que existan mayores complicaciones en el parto y que sea necesaria una intervención para ayudar al parto o incluso una cesaria.
  • Posibilidad de hipoglucemias del bebé: Si un bebé tiene un gran aporte de azúcares en el vientre materno y al salir, la cantidad de hidratos disminuye repentinamente, es posible que este bebé sufra una hipoglucemia (baja concentración de glucosa en sangre).
  • Mayor probabilidad de malformaciones o muerte fetal: Quizá es la probabilidad más extrema pero también existe.
Tratamiento

El tratamiento consiste básicamente en regular la dieta y el ejercicio de manera que se controla la ingesta de nutrientes de la madre (en especial de los hidratos de carbono) y del ejercicio que se realiza. Con esto se trata de conseguir que las células tengan todo el aporte necesario pero se intenta no hacer una acumulación de glucosa en sangre. Es decir, si una mujer ingiere muchos hidratos y gasta poco, tendrá más probabilidades de que estos queden en la sangre (hiperglucemia) y si una mujer gasta más hidratos de los que entran en sus células (o más de lo que ingiere), tendría un nivel de glucosa bajo en sangre (hipoglucemia). Tanto un caso como el otro, son problemáticos y por eso se intenta llegar a un punto de equilibrio modificando la dieta y el ejercicio de la mujer.

En algunos casos, también se recomienda la administración de insulina que en el caso de embarazadas solo se puede administrar mediante inyecciones. En este caso, es el médico el que ha de recomendarnos la dosis y el momento de pincharnos.

Todo esto ha de complementarse con controles de glucosa en sangre y de controles de cetona en orina además de aumentar las visitas al médico (ginecólogo, comadrona, endocrino,....), hacer alguna que otra analítica "extra" (se pueden unir a las que nos tocarían de control del embarazo) y aumento de las pruebas de control de bienestar del bebé (ecografias, monitorización,...).

  • Control de glucosa: el número de controles diarios dependerá del especialista (ya sabéis, cada uno tiene su pauta) y el nivel de glucosa recomendado suele ser por debajo de 100mg/dL antes de las comidas y de menos de 140mg/dL una hora después de la comida. Dicho esto, vuelvo a remitirme al especialista ya que, por ejemplo, a mí me pedían niveles por debajo de 91mg/dL y 120mg/dL respectivamente. Para conocer el nivel de glucosa en sangre, nos haremos un pequeño pinchazo con un pinchador y sacaremos una gota de sangre. Esta gota la absorberemos con una tira reactiva y la introduciremos en el medidor para conocer el resultado. No os preocupéis porque en los hospitales y/o centros de salud, suelen hacer un pequeño cursillo (de un par de horas a lo sumo) para explicar todo esto.

  • Control de cetona en orina: La cetona la produce nuestro cuerpo cuando utiliza grasas para obtener energía. No es un problema grave siempre y cuando no se mantenga mucho tiempo y los niveles no sean muy altos. Aún así, debemos tener un control ya que en este caso puede significar que nuestro cuerpo no asimila bien los hidratos y que deberíamos buscar una solución. Medir la cetona en orina es sencillo, consiste en orinar en una tira reactiva y comparar el color con la leyenda que se nos facilita en el envase de las tiras.


  • Control del bienestar del bebé: No voy a extenderme en este punto ya que durante el embarazo ya habréis tenido varias pruebas como ecografias y hacia el final del embarazo, todas las embarazadas hacen la monitorización (las llamadas correas).
  • Analíticas: en este caso, se mirará sobre todo la hemoglobina glucosilada, esta medición, muestra una media de los niveles de glucosa en sangre durante los últimos 3 meses. Esta prueba es muy útil en el caso de que la paciente no haya tomado bien el resto de mediciones (no diremos falsear).


Espero que esto os sirva de ayuda en caso de que os diagnostiquen esta complicación en el embarazo. Recordaros que los partos de diabéticas gestacionales se consideran de riesgo y que es posible que no podáis hacerlo todo de la manera que teníais pensado. Podéis preguntar a vuestr@ ginecolog@ o comadrón/a  a ver que os dice ya que depende del caso, podréis hacer según que cosas o no.

Si os queda alguna duda que pueda aclararos podéis escribirme a través del blog o en los comentarios. ¿Vosotras sufristeis diabestes gestacional en el embarazo? ¿Os hicieron estas pruebas y este seguimiento?